Cee se alía con alumnos de Arquitectura de Cesuga para revalorizar su historia ballenera

Marta López CARBALLO / LA VOZ

CEE

Imagen antigua de las instalaciones de Caneliñas
Imagen antigua de las instalaciones de Caneliñas

El Concello conmemorará el centenario del primer animal cazado y procesado en la antigua factoría de Caneliñas, que llegó a ser la más grande de España y que cerró en 1985

13 mar 2024 . Actualizado a las 11:59 h.

Alumnos de quinto curso de Arquitectura del Centro de Estudios Superiores Universitarios de Galicia (Cesuga) llevan meses investigando la historia de la ballenera de Caneliñas y estudiando vías para su recuperación y puesta en valor. Aunque a priori se trata de una iniciativa académica que después nutrirá sus respectivos Proyectos de Fin de Grado, desde el Concello de Cee se han comprometido a estudiar las propuestas y trasladarlas al Ministerio de Turismo con el objetivo de convertir las instalaciones en un centro de interpretación.

Según explicó la alcaldesa, Margot Lamela, desde su ejecutivo llevan tiempo dándole vueltas a la idea de revalorizar el pasado ballenero de la localidad. Y es que la de Caneliñas fue la mayor factoría de España y destino del último de estos cetáceos que se cazó en Europa antes de la moratoria que prohibió su captura. En noviembre de este año, además, se cumplirán cien años de la primera ballena cazada y procesada en la factoría ceense, de ahí el especial interés del consistorio por intensificar el trabajo de puesta en valor en los próximos meses.

Varias son las líneas que están explorando, explicó Lamela. Por un lado, están consiguiendo los terrenos para hacer una Senda do Litoral peatonal que una Ameixenda y Gures pasando por Caneliñas. También pretenden instalar paneles informativos que recopilen tanto la historia de la planta como el propio proceso de despiece y gestión de los animales capturados, así como iniciar visitas guiadas por el entorno.

Estado actual de las instalaciones, ruinosas
Estado actual de las instalaciones, ruinosas BASILIO BELLO

Paralelamente, han solicitado al Gobierno la adhesión al programa Destinos Turísticos Inteligentes para el diseño de una experiencia inmersiva. La idea, explicó la mandataria, sería emplear gafas de realidad virtual «para que los usuarios puedan ver cómo era la fábrica y cómo se trabajaba, y hasta tener la sensación de que pueden tocar una ballena con sus propias manos». Ya han enviado un primer boceto con la idea y en caso de salga aprobado, la Secretaría de Estado de Turismo, a través de la empresa Segittur, realizaría un estudio detallado y financiaría enteramente el proyecto.

Por último, desde el gobierno local pretenden llevar a cabo un programa de actos en torno al centenario de la caza y procesado del primer cetáceo en Caneliñas. Será en el mes de noviembre e incluirá, previsiblemente, conferencias, exposición fotográfica y el pintado de un gran mural que haga referencia al pasado ballenero de Cee.

A todas estas iniciativas se sumaría la de convertir las viejas instalaciones (actualmente en ruinas) en un centro de interpretación, pero el principal inconveniente es que son privadas y la empresa titular tiene entre manos su propio proyecto para abrir en esa zona un negocio turístico. Sería un glámping y escuela de vela, y, aunque en principio sí valorarían incluir algún tipo de museo o centro, para el ejecutivo local lo ideal sería que alguna Administración comprase los terrenos y dedicarlos al disfrute público. No será fácil ni barato, confiesa la mandataria, ya que se trata de 100.000 metros cuadrados, pero estudiarán todas las posibilidades.