Radioboyas en barcos de todo el mundo salen de un taller de Cee

Santiago Garrido Rial
s. g. rial CARBALLO / LA VOZ

CEE

Ana Garcia

José Ángel Casais pasó de idear y montar equipos en el desván de su casa a hacerlo para una de las grandes multinacionales japonesas

10 abr 2021 . Actualizado a las 17:32 h.

La historia de José Ángel Casais, de 43 años, un apasionado de la electrónica, recuerda un poco a los pioneros de la informática que empezaban casi de niños en el garaje de su casa en California. Él lo hacía en el faiado de su casa de niño, espacio que recuperó hace pocos años para poner en marcha un proyecto que deslumbra y que le permite enviar a medio mundo, vía Japón, los elementos que diseña y elabora: radioboyas GPS, claves para los barcos de pesca, para tener bajo control total, en su plotter y con numerosos datos añadido, donde las dejan en el mar y localizarlas de inmediato aunque se desplacen, y todo ello en un radio de hasta 40 millas. Equipos fundamentales para el sector que salen del local de Cee en el que trabaja con un compañero, y que recorren medio mundo. Los últimos palés que han partido lo han hecho hacia Japón y Nueva Zelanda.  

Este es el presente, pero hay mucha historia detrás. La más reciente pasa de dejar la tienda de informática en la que trabajaba en Cee y empezar a ver otros temas, sobre todo relacionados con barcos, con gente conocida de la costa que le pedía que le mirase temas relacionados con los equipos de los pesqueros, y se le daba muy bien. Una cosa fue llevando a la otra, José se fue especializando e innovando, logrando buenos resultados y Enisa, una distribuidora en España de la multinacional especializada en electrónica marina, Koden, se puso en contacto con él para trabajar con ellos, y hasta hoy. Hace los diseños, los programas... En síntesis, fabrican la boya y le instalan la electrónica necesaria. Antes del local de Cee, ese desván de su casa de O Ézaro (también tiene ascendencia de Brens) fue el lugar en el que montó las primeras boyas, que se fueron para barcos de Muxía.

Ahora, decenas o centenares de pesqueros de todos el planeta usan equipos bajo la marca Koden, supervisados, restados y aprobados, que salieron de la Costa da Morte, y también muchos por España.