El emprendedor ceense Rubén Prieto crea TAS, la aplicación para móviles que ya vale más de un millón de euros

Santiago Garrido Rial
S. G. Rial CARBALLO / LA VOZ

CEE

RUBÉN PRIETO

No es una nueva red social, no hay amigos, ni seguidores. Es una especie de plataforma que pondrá en contacto a gente que busca ese contacto

13 jul 2021 . Actualizado a las 15:39 h.

Sobre el papel, la idea suena muy bien, pero algo más que papel debe de haber cuando los expertos en desarrollo de aplicaciones ya la han valorado en un millón de euros y quienes creen en ella han desembolsado ya 200.000. La idea se llama TAS, es (será) una aplicación móvil «única, moi sinxela e moi útil», como la define su creador, el ceense Rubén Prieto. Una mente inquieta desde siempre: en el canto, el teatro, la fotografía, el surf, las motos náuticas en O Ézaro, especialista en el programa televisivo El Hormiguero...

Y ahora el mundo tecnológico, en el que se ha embarcado con una meta puesta en el primer semestre del año que viene, con un equipo de 32 personas (programadores, diseñadores, abogados...) trabajando para que sea una realidad cuando antes. Lo será con el nombre de TAS, nombre ambivalente, que además de ser el acrónimo de algo que explicará más adelante, es la manera de pronunciar en la zona está o estás, sin la es inicial, y con esa ese que en el logo también va a valer de interrogante cerrado.

¿Y para que sirve TAS, que tanta expectación y buena respuesta financiera ha logrado? «É como unha oficina mundial de obxectos e encontros perdidos. Un xeito de comunicarse entre persoas sen ter nada delas», explica Rubén, con el matiz de que aún no se puede detallar todo lo que ofrece.

PRIETO

No es una nueva red social, no hay amigos, ni seguidores. Es una especie de plataforma que pondrá en contacto a gente que busca ese contacto, pero no tiene manera de hacerlo. Los ejemplos son tan numerosos como todos los supuestos que alguien se puede encontrar en su día a día: una prenda de ropa perdida, para encontrar al dueño; un aviso de un coche que se ha dejado las luces encendidas, un amigo de la infancia... Es cierto que en la actualidad ese tipo de búsquedas son muy frecuentes. Alguien que ha visto un perro abandonado y cuelga las fotos, pero puede que haya mil compartidos y no llegue al destinatario correcto, al dueño. Rubén asegura que con esa aplicación sí se logra ese objetivo. O lo mismo si alguien ha sacado una foto en un sitio público, y quiere localizar a su autor para tenerla. O se ha sentado al lado del alguien y quiere saber más. Si hay interés de las dos partes, eso se puede conseguir, incluso aunque ninguno de los dos tenga descargada esa aplicación, o eso explica su creador. Es consciente de que, visto así, puede sonar raro, pero asegura que en cuanto esté en el mercado se verá que su funcionamiento es muy sencillo y útil. La clave (una de ellas) es que haya interés mutuo, pero no necesariamente simultáneo.

Tres idiomas

Esta aplicación está pensada para usar en todo el mundo, por eso se lanza en gallego, español e inglés. Las personas que están trabajando en ella son todas de Galicia, y la sede social está en Cee, por mucho que Rubén se mueva por todo el país. Está contento e ilusionado con el proyecto y la respuesta recibida, y sobre todo con opiniones de desarrolladores de software que le dicen que es la mejor idea que han oído en mucho tiempo. También agradece especialmente el apoyo económico, con casi 60 socios, desde maestros a futbolistas, artistas y amigos. Mucho de ese capital se irá al márketing, para dar a conocer lo suficiente la aplicación, que estará disponible tanto para Android como para iOS. Y está abierta la opción de ampliar capital, con participaciones de un mínimo de 2.000 euros (diez de 200).