La oposición ceense exige un pleno para que Costas no derribe la rampa de Caneliñas

Los cuatro partidos recuerdan que solicitaron por escrito la reunión de la comisión de urbanismo para tratar el tema, pero la alcaldesa todavía no la ha convocado

Alcaldesa y Eimil, visitando Caneliñas
Alcaldesa y Eimil, visitando Caneliñas

Carballo / la voz

La visita que el jefe de la Demarcación de Costas hizo en verano a Caneliñas está trayendo mucha cola en Cee. Ahora, los cuatro partidos de la oposición han presentado una solicitud de convocatoria de pleno extraordinario para que la corporación inste al departamento del Ministerio de Transición Ecológica que «nas obras de mellora do entorno inclúa a restauración e mellora do muro e da rampa». Se refieren a los restos de la antigua ballenera de la parroquia de Gures.

Cuando Rafael Eimil estuvo en Caneliñas, su único contacto con la corporación fue la alcaldesa, la socialista Margarita Lamela, que dio cuenta del encuentro en su página de Facebook, pero no explicó al resto de los partidos de los supuestos planes de Costas. Es más, preguntada por ello dijo que no se le había informado de nada, pero la oposición se enteró de lo que iban a hacer a través de los técnicos que se desplazaron a la zona y que fueron interrogados por los vecinos. Se supo por ese medio y sin confirmación oficial por ninguna de las partes que las supuestas obras de mantenimiento podrían consistir el derribar el murete y la rampa, algo a lo que se oponen todos los partidos de la oposición y también la Xunta. De hecho, algún concejal consultó con responsables de Patrimonio, quien informó que las construcciones están protegidas y que Cultura se opondría a actuaciones que las perjudiquen. Además, la oposición solicitó por escrito la reunión de la comisión de urbanismo para tratar el tema, pero la alcaldesa todavía no la ha convocado.

La guerra política de Cee libra su última batalla en Caneliñas

Cristina viu

Oposición y vecinos acusan a la alcaldesa de ocultar un plan de Costas para derribar la rampa de la antigua ballenera

La visita del jefe de la Demarcación de Costas, Rafael Eimil, a Caneliñas y el comentario de la alcaldesa en redes sociales sobre mejoras en el entorno fueron la primera llamada de atención, pero lo que terminó de disparar las alarmas fueron supuestos comentarios de técnicos a los vecinos lo que ha vuelto a incendiar las relaciones entre el gobierno local y la oposición. El patrón de la nueva batalla se repite. Populares y nacionalistas desconfían de Margarita Lamela y la acusan de no informar a la corporación de asuntos que pueden interesar.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La oposición ceense exige un pleno para que Costas no derribe la rampa de Caneliñas