Cee: la primera ventana al mar en el Camino hacia Fisterra

El Concello presentó su propuesta turística por primera vez en solitario en Turespaña


? El Concello de Cee se presentó este año en Fitur, de manera individual, por primera vez. Cierto que ha estado presente (y lo está) históricamente a través de entidades como Neria o la CMAT, y desde luego en actos organizados por la Diputación o la Xunta. Pero en esta ocasión el protagonismo fue directo, en un acto realizado el primer día de la feria en el estand de Turespaña (otra gran novedad), junto a los municipios de Camariñas, Muxía y Vimianzo, pero en tiempos diferenciados. La encargada de dar a conocer las potencialidades de Cee fue la alcaldesa, Margot Lamela, aunque en su estancia en Fitur (donde participó en otros muchos encuentros, relacionados con la Costa da Morte y Galicia) estuvo acompañada por Juanma Buiturón, concejal de Turismo ceense. Lamela ya avanzó sus intenciones desde el principio, se disponía a contar «todo lo que puede ofrecer Cee como destino turístico. En representación de todas y cada una de las personas que conforman Cee y, que al fin y al cabo, son el motor que me mueve a estar hoy aquí -dijo la regidora-, os quiero trasladar lo que supone estar, vivir y sentir Cee», de un modo amplio, para tener una visión global.

Y la relación de aspectos a destacar no es pequeña: «Cee es la capital de servicios de la comarca de Fisterra. Somos la primera ventana al mar en el Camino de Fisterra, que forma parte del Camino de Santiago, una de las rutas culturales con más demanda en todo el mundo».

Un Monte do Gozo comarcal

Precisamente, el Camiño actuó como eje tractor de buena parte de las referencias de lo que Cee lleva a Fitur, con esa impactante imagen que recibe a los peregrinos cuando llegan al municipio, en lo alto, antes de iniciar el descenso. Es la primera visión del mar, un Monte do Gozo comarcal en el que, más que torres, se divisa el océano, el finisterre como meta final. «Una vista del litoral que abre ante nuestros ojos una excepcional panorámica», en palabras que se escucharon en la presentación.

En un primer plano los castillos del Príncipe y del Cardeal «que defendían la ría de Cee-Corcubión; el cabo Cee con su pequeño faro y, al fondo, el cabo Fisterra, el Fin del Mundo. Panorámica en la que se vislumbra el Pindo, que parece querer precipitarse en el mar, con los islotes Carrumeiros y las islas Lobeira en el centro. Una de las panorámicas más impresionantes de la Costa da Morte«.

El viajero George Borrow supo captar «la magnificencia de este paisaje bajo el prisma del romanticismo: Fue no sin razón que los latinos le habían dado el nombre de Finisterrae a esta comarca. Llegamos a un lugar exactamente igual como en mi juventud me había imaginado la terminación del mundo, más allá del cual había un mar tormentoso, el abismo, el caos. Ahora veía a lo lejos un océano inmenso y bajo mis pies la larga irregular línea de una costa grandiosa y abismal», escribió.

Casco histórico

El Camino que guía al peregrino también es puerta de entrada a algunos de los elementos más relevantes de Cee como patrimonio. La Ruta, en su trayectoria, pasa por el casco histórico que nos permite visualizar en la calle Magdalena, por ejemplo, el Pazo de Cotón, del siglo XVI, y desde la calle Vázquez Queipo llegar el monumental edificio de la Fundación Fernando Blanco de Lema, del XIX, destinado a enseñanza y clave en la formación de miles de jóvenes de Cee y su entorno. «Fernando Blanco de Lema destinó el grueso de su fortuna para crear en su villa natal un colegio de primera y segunda enseñanza, su legado supuso para Cee una prosperidad desconocida. Alrededor del edificio se extiende una propiedad destinada a parque botánico, considerado el más importante de Galicia», explicó la alcaldesa.

No termina ahí el periplo urbano cargado de historia. El Camiño abandona la Magdalena para atravesar la romántica plazuela del Olvido, con una pintoresca fuente en su centro, y después descender a la Alameda que destaca por sus viviendas de galerías y en el extremo más próximo a la Iglesia, el Museo Fernando Blanco de Lema, «de parada obligatoria, que incluye ricos gabinetes pedagógicos de física, química, música, ciencias Naturales... Todos pertenecieron al colegio, así como cuadros de Federico de Madrazo de un valor incalculable».

Cee, señaló Lamela Louzán en el auditorio de Turespaña, «es la capital de la comarca de Fisterra, es la capital da Costa da Morte. Cee es cultura, es deporte, es música, es gastronomía. Y Cee también la capital de comarca en cuanto servicios sanitarios, ya que allí se sitúa el Hospital Virxe da Xunqueira».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cee: la primera ventana al mar en el Camino hacia Fisterra