Cee se llevó la peor parte de la primera borrasca del otoño en la Costa da Morte

Con vídeos y álbum de fotos | Inundaciones, caídas de árboles y arrastres de tierra y piedras fueron los problemas más comunes en casi toda la comarca

;
Inundaciones en Vimianzo y Carballo Inundaciones en Vimianzo y Carballo
C.V.G.
Cee, Carballo / la voz

En la parte sur de la comarca, aunque hubo inundaciones, arrastres de tierra, grava y piedras por las carreteras en varios municipios, como Muxía o Vimianzo, el concello peor parado fue el de Cee.

Al filo de las siete de la tarde de ayer, Manel García, uno de los policías locales que participa en el operativo de emergencias, explicaba: «Estamos desbordados. Hubo momentos que nos entraron hasta 12 llamadas seguidas del 112, además de las de particulares. Están los operarios del Concello, por un lado; Protección Civil por otro, y nosotros coordinando un poco y lo vamos llevando bien, pero fue mucho: tuvimos que cortar carreteras en Codesos, Cávado, Xallas, Brens, Raso... De hecho, en Raso aún estamos ahora esperando a que venga una grúa para retirar unos troncos. Pero, sobre todo, lo que tuvimos fue muchos bajos inundados: uno en la Calzada, una cafetería, uno en Raso, una casa en Estorde, dos casas en Codesos, otras dos en Lobelos...», resumía el agente.

No muy lejos, en Dumbría, los principales problemas se dejaron sentir en la carretera provincial DP 2302. A la altura del lugar de Martín un corrimiento de tierras de proporciones considerables cortó la vía al filo de las 16.00 horas e incluso el camino alternativo, recomendado por los maquinistas que retiraban la tierra con una excavadora, estaba solo accesible para todoterrenos debido a otro corrimiento de tierra. También estuvo cortada en Muxía la DP 3402 en Caberta y uno de los accesos a Riotorto.

En Ponteceso cayó la cubierta de un galpón en Tella y hubo que retirar un árbol caído en la carretera de Balarés. El concejal de Seguridade, Faustino Santiago, informó de las salidas de la policía local y del GES.

La lluvia se filtró al interior del colegio Fogar que sigue en obras, también en el tejado

Las obras que se realizan desde principios de julio en el colegio Fogar de Carballo afectan también al tejado. Todavía queda mucho que hacer para garantizar el aislamiento del centro y las intensas lluvias de ayer han puesto a prueba la ejecución de los trabajos. Hubo filtraciones de agua en distintos puntos del centro educativo, que es el segundo mayor de la provincia.

En algunas aulas incluso fue necesario colocar cubos para que el agua no terminara en el suelo y durante la tarde obreros y personal de dirección tuvieron que emplearse a fondo para que hoy puedan reanudarse las clases con normalidad, aunque todo dependerá del tiempo, ya que buena parte del edificio se encuentra sin tejado, lo que hace que, con el viento, la lluvia se cuele en el interior, también por los marcos de las ventanas que aún no están acabados de colocar.

Escuelas de Ponteceso

En el edificio de las antiguas escuelas de Ponteceso también han tenido el mismo problema. El edificio que se usa para actividades sociales y culturales se llenó de humedad.

;
Así ruge la cascada de O Ézaro en un día de alerta naranja por lluvia El Xallas bajaba con fuerza tras las lluvias en la comarca durante los últimos días

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cee se llevó la peor parte de la primera borrasca del otoño en la Costa da Morte