El dinamismo de Cee se enfrenta al riesgo que supone la minoría

ANÁLISIS PRIMEROS CIEN DÍAS | Iago Toba se prepara para ser el alcalde que inaugure el Parador de Muxía


cee / la voz

Al ritmo de trabajo frenético que nadie le puede negar, la alcaldesa de Cee, Margarita Lamela, ha sumado un apoyo del PP a los presupuestos que le deja las manos libres para seguir sin muchos problemas unos meses. Salvó la patata caliente de las fiestas de la Xunqueira, la piscina funciona y han ido entrando en vías de soluciones cuestiones menores pero de mucho impacto social como el repetidor de Lires. En el asunto de Ferroatlántica también ha adoptado un papel más activo que el de su antecesor y tiene por delante proyectos, como el del saneamiento integral de la ría, que si salen adelante solo se podrán calificar como éxito, dentro de una ola de optimismo socialista a todos los niveles.

Ahora bien, cuatro concejales en un pleno de 13 es un equipaje demasiado ligero, la sombra de la moción de censura siempre seguirá ahí y el colaboracionismo del PP puede caducar.

Mucho más llano se presenta el camino para otro novato, su colega de Muxía, Iago Toba, que no tiene el ingente colchón de los eólicos, pero sí la posibilidad cierta de abrir el Parador y muchos proyectos interesantes en turismo, con el aval de la mayoría absoluta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Tags
Cee
Comentarios

El dinamismo de Cee se enfrenta al riesgo que supone la minoría