Los trabajadores de la piscina de Cee quedan sin cobrar del Concello

El juez determina que debe pagarles la empresa, que está en concurso de acreedores


cee / la voz

Una cuestión de plazos libra al Concello de Cee de pagarle a los trabajadores de la piscina municipal, que perdieron su empleo con el cierre, todo o una parte de los 193.100 euros, que se le adeudan de salarios impagados y otros conceptos. Son un total de ocho profesionales, con cantidades pendientes que oscilan entre los 2.020 y los 42.995 euros cada uno, para los que se antoja muy difícil que puedan recibir la totalidad de su dinero. Una sentencia judicial acaba de dictaminar que tiene que ser Aquacenit, la empresa que los tenía contratados, la que les pague, pero la mercantil en cuestión, que le gestionaba la piscina al Concello, se encuentra en concurso de acreedores, por lo que resulta improbable, por no decir imposible, que vaya a hacer frente a esas cantidades.

Los afectados, a raíz del conocido conflicto y de que se cerrasen las instalaciones el 1 de abril del 2016, demandaron a la compañía. El 17 de abril del 2017 fueron a un acto de conciliación en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) de A Coruña, que no dio resultado. Cuatro días después presentaron la denuncia, pero lo hicieron solo contra Aquacenit, que llevaba en concurso desde el 22 de junio del año anterior. No fue hasta el 3 de abril de este 2019, conocida ya la situación de difícil solvencia de la compañía, cuando ampliaron la demanda también contra el Concello, en la medida en la que pudiese tener una responsabilidad solidaria al respecto.

Y en estos plazos está clave. Como determina el magistrado Jorge Hay Alba, titular del Juzgado de lo Social Número 2 de A Coruña, el Concello «responderá solidariamente durante el año siguiente a la finalización del encargo». Por tanto, dado que el contrato de la piscina lo rescindió el pleno municipal el 21 de septiembre del 2016, ese plazo estaba ampliamente rebasado cuando los trabajadores reclamaron. De ahí que el juez les de la razón, pero solo frente a Aquacenit, a la que condena al pago del total de los 193.100 euros adeudados. Ahora pueden presentar recurso de súplica ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), previo depósito de 300 euros.

Responsabilidad municipal

Al margen de sentenciar que debe pagar la empresa, por esa prescripción, el juez se extiende en su sentencia sobre qué responsabilidades le corresponde la Concello y cuáles no, con arreglo al Estatuto de los Trabajadores. Se detiene, por tanto, en analizar qué es la «propia actividad», que, en términos muy resumidos, vendría a ser aquella que le responde realizar a la empresa en cuestión -en este caso al Ayuntamiento- la tenga o no contratada con terceros. Y la piscina encajaría en esa consideración.

«Se corresponde con la propia actividad de la Administración comitente cuando, de no haberse concertado su prestación indirecta, la propia Administración tendría que gestionarlo necesariamente por sí misma con su propio personal», señala la sentencia, que se refiere a distinta jurisprudencia de tribunales de rango superior. Por tanto, de haberse presentado la demanda en tiempo, da a entender que el Concello sí habría tenido responsabilidad respecto a esta deuda, de la que así queda completamente exonerado.

El despropósito

El despropósito de lo ocurrido con la piscina de Cee fue tan grande que incluso los trabajadores se quedan a dos velas y sin cobrar sus salarios. Son 103.100 euros que los empleados no podrán recibir para su sustento y el de los suyos. Ocho personas a las que no se les pagó por realizar su trabajo. Los tribunales acaban de salvar al Concello por una cuestión de fechas, pero para ganarse la vida no hay plazos.

Seguir leyendo

Muchas entradas de un día y pocos abonados aún

Tal como analiza Andrés Eirís, el gerente de Viraxes S. L., la única empresa que se atrevió a coger la piscina de Cee, la situación es bastante favorable, en el sentido del funcionamiento de la instalación y las posibilidades de que se reduzcan sensiblemente los 80.000 euros al año que tendría que poner el Concello en caso de pérdidas. Sin embargo, hay puntos sorprendentemente fuertes, como los ingresos por entradas individuales, y otros que necesitan mejorar, sobre todo los abonos. De ahí que Eirís crea -lo hablará con el nuevo gobierno- necesaria una modificación de la ordenanza, pero incrementar las ventajas de los abonados, por ejemplo, con una rebaja del 50 % del precio de los cursos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los trabajadores de la piscina de Cee quedan sin cobrar del Concello