La posición «vigilante» del conselleiro de Industria le sabe a poco a los trabajadores de Ferroatlántica

Francisco Conde les aseguró que va a ser firme y tajante en defensa de la actividad y del empleo


Cee / La Voz

Los trabajadores de Ferroatlántica, que ayer recibieron en Cee al conselleiro de Industria con una concentración de protesta antes de que se reuniese con el comité en la Casa da Cultura, agradecen la visita, pero esperaban una respuesta más tajante en cuanto a la utilización de las concesiones de las centrales para revertir el ERTE que pese sobre las fábricas de Cee y Dumbría. Le reprochan que centrase el debate en el instituto del consumidor electrointensivo, dependiente del Gobierno central, y no en las herramientas que tiene la Xunta en sus manos que son las centrales y la mina de cuarzo.

Conde les aseguró que va a ser firme y tajante en defensa de la actividad y del empleo, como ya lo fue en el 2017, y que seguirá vigilante en el cumplimiento de las condiciones de la concesión. Sin embargo, Alfonso Mouzo (CIG), considera que el tiempo de esa vigilancia ha pasado desde el momento en el que, una vez firmado el ERTE, la fábrica de Cantabria vuelve a trabajar a pleno rendimiento con cinco hornos, cuando no tiene las mismas ventajas en los precios de la electricidad. «Revilla sae dicindo que non se preocupen que alí o ERE vai pasar de refilón e nós preguntamos onde está Feijoo, porque sempre fomos a xoia da coroa -porque estas fábricas foron rendibles toda a vida e ségueno sendo se nos deixan traballar- e agora somos os primeiros en caer», señaló.

Juan Villar (CGT), aunque también considera insuficiente la respuesta, cree que hay que darle un voto de confianza al conselleiro, al que pide otra reunión mucho más técnica, sobre todo porque ven la oferta de Ferrovial como una «segregación encuberta».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La posición «vigilante» del conselleiro de Industria le sabe a poco a los trabajadores de Ferroatlántica