Varias sanciones para el Ameixenda por malas conductas

Dos partidos de suspensión para el jugador del Cee que agredió a otro del Ponteceso


Carballo / La Voz

Luego del Cee -tanto el conjunto juvenil como el sénior- causar hasta tres polémicas por malas conductas ante árbitros y jugadores rivales en poco más de un mes, el Ameixenda, el otro equipo del municipio ceense, pasó a ser el foco de atención tras la última jornada de la Liga da Costa. Los de la parroquia de Ameixenda se desplazaron hasta A Pedra Queimada para enfrentarse al Malpica, equipo de la zona media de la tabla. Pero pronto encajaron tres goles. Apenas corría el minuto 11. Cabe recordar que este equipo cierra la clasificación con numerosos resultados negativos y que venía de encadenar hasta once derrotas consecutivas.

Fue al hilo del descanso cuando, según explicó el entrenador del Malpica, Gurita, el árbitro, Bruno Méndez, pitó una falta a favor de los locales. Pero la gota que colmó el vaso fueron las palabras «con menosprezo» del colegiado hacia los jugadores ceenses. En palabras del secretario y delegado del Ameixenda, Fernando Domínguez, la frase exacta que pronunció el trencilla fue la siguiente: «Se queredes festa, ides ter festa». Esto le sentó muy mal al entrenador, Julio Vila, que tras dirigirse al árbitro con una serie de insultos -ambos equipos lo confirman- fue expulsado del campo, aunque en realidad se quedó merodeando. En el minuto 83, el conjunto amarillo se quedó con un hombre menos al recibir el jugador Javier Carballo, Bichiño, la segunda cartulina amarilla. En este caso, desde el banquillo y por protestar. El encuentro acabó con 7 a 1 en el electrónico.

Como resultado de estas malas conductas, el Comité de Competición y Disciplina impuso varias sanciones al Ameixenda en su reunión del pasado miércoles. El que menos castigo se llevó fue Bichiño: «Un partido de suspensión por dirigirse a los árbitros, directivos o autoridades deportivas en términos o con actitudes de menosprecio o de desconsideración, o dirigir amenazas a estos cuando no se revele la intención de llevarlas a cabo, siempre que la acción no constituya falta más grave», figura en la página web de la Real Federación Galega de Fútbol. Por este mismo motivo recibió Julio Vila, en cambio, dos partidos de suspensión. Y todavía se llevó un tercero por la siguiente razón: «Incumplir lo dispuesto en el art. 48 del presente Reglamento, siempre que dicho incumplimiento no merezca la calificación de grave», esto es, debido a su presencia en la zona de banquillos tras ser expulsado.

Asunción de los hechos

El Ameixenda, a través de la persona de Fernando Domínguez, no solo reconoció los hechos, sino que pese a no estar de acuerdo con la actitud del árbitro, asumió las sanciones sin más: «É certo que o adestrador perdeu os nervios, pero tamén o é que o colexiado non axudou, porque na miña opinión, debe limitarse a facer o seu traballo, non a dicir ‘se queredes festa, ides ter festa’. Porén, eu trasladeille o meu parecer ao árbitro mais ao subdelegado arbitral da Costa [Vítor Recarey] e dixéronme que estaba no seu dereito de dicilo. Entón, aí quedou a cousa. Non queremos darlle importancia. Achantamos coas sancións e xa está».

Castigo para Adrián Canosa

Por otra parte, el Comité de Competición y Disciplina también tomó medidas ante lo sucedido en el choque Cee-Ponteceso disputado en San Paio de Refoxos el pasado fin de semana (0-1). En el minuto 90, Brais Figueroa le hizo una entrada muy dura a Alberto Recarey en una jugada sin peligro en el medio del campo. Con el pontecesán tirado en el césped quejándose de un dolor muy fuerte en un pie, su compañero, Dani Cotelo, se dirigió al árbitro reclamando una tarjeta roja. Lo que sucedió a continuación fue que el ceense Adrián Canosa empujó a Cotelo y, posteriormente, le propinó un puñetazo en los dientes. Rápidamente se produjo una tangana con varios agarrones y patadas entre ambos equipos que, desde los banquillos, supieron parar a tiempo.

El colegiado, Óscar Santos, expulsó de forma directa al autor de la agresión, mientras que no amonestó al jugador que hizo la entrada. Similares decisiones tomó el Comité: «Dos partidos de suspensión por producirse de manera violenta con ocasión del juego o como consecuencia directa de algún lance del mismo, sin consecuencias dañosas o lesivas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Varias sanciones para el Ameixenda por malas conductas