«En la comarca existen cantidad de centros con ganas de hacer las cosas bien»

Pedagoga, formadora, asesora y presidenta del Consejo Escolar de Euskadi, ofrecerá una conferencia en Cee el 31 de enero y abordará la inteligencia emocional. Habla Nélida Zaitegi de Miguel


Carballo / la voz

Familias, docentes y responsables municipales están llamados a participar en la conferencia que Nélida Zaiteigi de Miguel (Vizcaya, 1946) ofrecerá el 31 de enero en el instituto Fernando Blanco de Cee (18.00 horas) para inaugurar un obradoiro de inteligencia emocional dirigido a profesorado y organizado por el Centro de Formación e Recursos de A Coruña. Pedagoga, asesora, formadora y promotora de la convivencia positiva en los centros, es asimismo desde marzo del 2017 presidenta del Consejo Escolar de Euskadi.

-En los últimos años visitó usted bastantes veces esta comarca.

-Hubo una época en la que iba muchísimo. Pero desde que me nombraron presidenta del Consejo Escolar de Euskadi he dejado bastante de salir: tengo suficiente trabajo... [ríe]. No obstante, me insistieron mucho para que acudiese en esta ocasión y contase allí la experiencia que hemos desarrollado en Vizcaya, Guipúzcoa y Álava sobre participación e implicación de familias, Ayuntamientos o el propio alumnado en la mejora de la educación.

-Pasó por centros de Muxía o Camariñas, entre otros. ¿Qué percepción se ha llevado?

-En la comarca y en Galicia hay cantidad de centros con ganas de hacer las cosas bien, de una forma diferente, innovando. También existe lo contrario, eh, y hay que tener en cuenta que la gente que acude a las charlas es la que tiene más sensibilidad, pero ese afán lo valoro como muy positivo, ese deseo de formarse. En Arteixo, por ejemplo, los centros que he visto tienen muchísimas ganas de innovar, y no solo ahí, también he pasado por Cee o por Carballo...

-¿Qué es la inteligencia emocional? ¿Para qué nos sirve?

-Es la capacidad de regularse uno mismo, de gestionarse bien, para estar satisfecho, conocerse, ser mejor persona. Luego, está la capacidad de gestionar y controlar las relaciones con los demás: implica la capacidad de entenderlos, ponerse en su lugar, la capacidad de negociar y resolver conflictos sin ningún tipo de violencia. Esa es la inteligencia emocional. Expertos dicen que es tan potente que supone el 80 % del éxito en la vida, mientras que las capacidades profesionales las dejan en un 20 %. Aquella gente que se controla, se esfuerza, pone ilusión en lo que hace, se conoce y trata de sacarse el mayor partido a sí misma es la que consigue un éxito en la vida, entendiendo este, no como el dinero, sino como el bienestar y la capacidad de vivir bien y estar a gusto con uno mismo. Está motivada, encuentra sentido a lo que hace, entiende las cosas y mantiene unas relaciones positivas con las demás personas. Esa gente agradable que es capaz de escuchar y de pararse ante cualquier situación para recuperar la calma, esa que nos encanta y que a todos nos gustaría tener como amigos y pareja, esa es la que tiene un alto índice de inteligencia emocional.

-Entiendo, de ahí, la importancia de acercar este concepto a los docentes para que ellos se lo transmitan a los niños.

-Sí. Hay dos ámbitos en los que es fundamental. El profesorado, evidentemente, de ahí la importancia de que desarrollen su propia inteligencia emocional. Pero también las familias, incluso o más que en la escuela. Uno no puede dar lo que no tiene. La inteligencia emocional no se aprende contando lo que es, sino practicándola, de ahí la relevancia de estos cursos, porque este es un tema de piel y no de cabeza. Los chicos hacen lo que nos ven hacer. Son muy importantes, por ejemplo, los estilos de abordaje de los conflictos en las familias. ¿Cómo se manifiestan los sentimientos? Contaré cómo hemos hecho un pilotaje a través del Consejo Escolar de Euskadi y cómo eso se aplica a la práctica.

-¿Es extrapolable, entonces a la Costa da Morte?

-Sí, ese es el tema. Es algo extrapolable a cualquier otro Ayuntamiento o lugar que desee hacerlo.

-¿En la educación nunca se deja de aprender? ¿De cambiar?

-No, nunca. El mundo cambia a tal velocidad que tenemos que estar continuamente adaptándonos, investigando. Pasó con la inteligencia emocional o con la neurociencia. Los cambios en la sociedad derivan en que el alumnado ya no necesita tanto aprender muchas cosas sino saber dónde encontrarlas, dónde hallar buena información, bien fundamentada, cómo construir conocimiento a través del diálogo... La escuela, por todo esto, tiene que dar un cambio radical. El alumnado, hoy, vive en un mundo totalmente diferente. Nada tiene que ver con lo que hemos vivido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«En la comarca existen cantidad de centros con ganas de hacer las cosas bien»