El 2019 arranca cargado de lesiones para los jugadores

Hasta tres deportistas acabaron en el hospital tras el regreso a la competición


CARBALLO / LA VOZ

La práctica de deporte es lo que tiene, que aporta muchas cosas positivas, pero también de vez en cuando, momentos menos agradables a causa de lesiones inesperadas. Por esta situación pasan, desde que comenzó el 2019, hasta tres jugadores de la zona. El último en caer ha sido el futbolista Andrés Trillo, de la Sociedad Deportiva Ameixenda.

El equipo ceense de la Liga de Costa regresó ayer a la competición tras el parón navideño con un duelo ante un rival directo como es el Monte Louro en los puestos de descenso directo. Pero tantas ganas le puso el centrocampista desde el inicio del juego en San Paio de Refoxos que, a los 6 minutos, en una jugada fortuita en solitario, sufrió una lesión en el tobillo izquierdo. El dolor fue tal que cayó rendido sobre el césped. Y allí estuvo tirado durante más de media hora, tapado por una manta, en espera por la ambulancia, que le fue imposible acudir antes.

Desde el club comentaron la posibilidad de llevarlo al hospital en coche, pero desde allí le dieron indicaciones de que no se moviera. Jugadores y aficionados tuvieron que esperar, asimismo, ese tiempo para reanudar el partido. Finalmente, fue trasladado al Hospital Virxe da Xunqueira de Cee, donde le diagnosticaron un esguince de tobillo grave con afección de varios ligamentos.

Lesión mayor fue la que sufrió Brais Conde, jugador del Bergantiños de Liga Galega y División de Honor cadetes. Fue operado el pasado viernes en el Hospital Quirón coruñés de una rotura del menisco y del ligamento cruzado de la rodilla. Antonio Ares, responsable del departamento sanitario del club carballés, llevó el caso personalmente desde el primer momento. A Brais le espera, ahora, un período de recuperación de unos cinco meses. Cuenta con el apoyo de sus compañeros y del cuerpo técnico, que ya le hicieron llegar, el mismo día que pasó por quirófano, una camiseta del Bergantiños firmada por todos.

Cabe recordar que el defensa del primer equipo, Pablo Agulló, se está recuperando de una rotura del ligamento cruzado anterior que lo obligó a operarse a principios del pasado mes de septiembre. Aún le quedan dos meses por delante de recuperación. Por el mismo proceso pasaron los juveniles Roi y Erre, que también entrenan con el conjunto sénior, a veces.

Proceso vírico

Por ultimo, otro jugador que se encuentra apartado del terreno de juego es Andrés Puente, integrante del Calvo Artai de baloncesto y entrenador del equipo infantil femenino. Aunque en este caso se debe a un proceso vírico que lo postró en la cama del CHUAC durante casi dos semanas. En el día de ayer esperaba recibir el alta médica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El 2019 arranca cargado de lesiones para los jugadores