La piscina de Cee reúne usuarios a las puertas incluso antes de abrir

La inauguración de ayer acaba con un despropósito de dos años y ocho meses


cee / la voz

Dos años, ocho meses y 23 días después de aquel 4 de abril del 2016 en el que la huelga de los trabajadores, que estaban sin cobrar, precipitó el cierre de la piscina de Cee, ayer a las diez menos cuarto de la mañana ya había gente esperando para entrar al gimnasio, que es la parte en funcionamiento de las instalaciones hasta el próximo 1 de febrero.

Ya por la tarde el gobierno en pleno, el técnico de deportes y el empresario Andrés Eirís, de Viraxes, la firma que se ha hecho cargo del contrato de gestión interesada, por el cual la piscina volverá a funcionar después de 997 días de polémica, participaban en el acto de inauguración, en el que el alcalde, Ramón Vigo, hizo un repaso por todo el periplo que les ha traído hasta aquí. Volvió a insistir en que hasta que Aquacenit, la anterior concesionaria, no dejó de pagar el canon y las nóminas, no tenían argumentos para el rescate de la concesión, que siempre es un hecho «dramático», pero en el que el pleno ceense actuó siempre por unanimidad, salvo en el último momento, el de adjudicar el contrato, en el que el PP se desmarcó.

«Os principais prexudicados foron sempre os veciños e o principal culpable a empresa», sentenció Vigo, quien aunque reconoce que las demandas de Aquacenit estaban justificadas, porque «non era un negocio rendible» en las condiciones que la tenía, las formas de reclamar no fueron las adecuadas, porque el Concello no podía acceder a las mejoras solicitadas sin incurrir en una ilegalidad. A partir de ahí, también reconoció que ahora el Concello tendrá que pagar hasta un máximo de 80.000 euros al año por un servicio que antes tenía gratis e incluso le reportaba algunos ingresos. Pero puso el acento en que esa es la tónica general en localidades próximas, de mayor tamaño que en Cee y que en todos los casos que él conoce -citó Boiro y Padrón- pagan más de esa cantidad.

En definitiva, aunque el Concello tenga que pagar, se haya incrementado el precio de los abonos y recortado los horarios, y aunque hasta el próximo 1 de febrero solo funcione como gimnasio, Cee vuelve a tener piscina y eso es para el alcalde motivo de satisfacción, después de todo el camino recorrido. De hecho, ya en clave preelectoral, recurrió a un eslogan político de los 70 para incidir en que todos los partidos prometen pero «IxCee cumple», antes de deshacerse en elogios tanto hacia el propio Andrés Eirís, como al técnico de Deportes, Manuel Calo.

Ambos estuvieron al frente del «traballo na sombra», que ha permitido que las instalaciones se abran y también intercambiaron reconocimientos mutuos. «Ata os domingos, ata ás 12 da noite, Manolo sempre estaba aí», señaló Eirís, mientras Calo afirmaba que, «con outra persoa non sei se seriamos quen de facelo tan rápido e económico», dando cuenta de la buena sintonía personal y profesional entre ambos, que se ha traducido en resultados.

Unos resultados a los que, para ser definitivos, les falta, a grandes rasgos, la llegada de la máquina de climatización y que la Consellería de Sanidade dé el visto bueno definitivo. Las obras de la cubierta, que ya estaban previstas antes de que la piscina cerrase y que se aparcaron por el conflicto, están ya en la fase final de los trámites y tienen un mes de plazo de ejecución, con lo que cuentan que prácticamente estarán finalizadas al tiempo que se abran los vasos al uso del público. De momento y hasta final de año, estará disponible el gimnasio de forma gratuita de 10.00 a 13.00 y de 17.00 a 21.00 horas de lunes a viernes.

La meta fijada se sitúa en los 800 abonados en este primer año para seguir creciendo

Andrés Eirís fue el que más se paró en datos técnicos y lo hizo para afirmar que conoce, si no el 100, el 90 % de las piscinas de Galicia, y asegurar que no hay ninguna localidad de las dimensiones de Cee con un servicio de este nivel. Ni siquiera Carballo suma las mismas dotaciones, en cuanto a metros de salas para actividades, entre sus dos instalaciones. De ahí que para él sean todo potencialidades, ya que entre Muros, Cabana y Santa Comba no hay otra piscina climatizada y trabajan con universo de casi 30.000 potenciales usuarios. Por eso se marcan para este primer año, como algo factible, una cifra de entre 600 y 800 abonados, con idea de seguir creciendo hasta el tercer año, que creen que puede ser el mejor, siempre y cuando logren los estándares de calidad que pretenden.

Por todo ello, en contra de lo que dijo el alcalde, Eirís, entiende que «non é ser valentes» el coger la piscina, sino darse cuenta de que «é a piscina de comarca» y buscarle una viabilidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La piscina de Cee reúne usuarios a las puertas incluso antes de abrir