Carballo / La Voz

Lejos quedan aquellos tiempos en los que, en palabras del micólogo José Manuel Castro Marcote, Galicia era una sociedad «micófoba». Entonces, «os cogumelos eran cousa do demo». Un poco por religión y un poco por brujería, tal y como dijo hace unos días en Radio Voz Carballo. El trabajo de distintas asociaciones, como la suya propia -fue uno de los impulsores de Pan de Raposo- han ido mudando esa coyuntura y, hoy, Galicia es un terreno más que atractivo para la práctica de esta afición. Está esa vertiente, el gusto de cada vez más gente por salir al monte, pero está asimismo la tendencia de incorporar setas a la cocina: es una moda en la restauración. Una cosa tira de la otra y así está servido un caldo de cultivo para que Xornadas como las ayer iniciadas en Cee tengan mucho tirón.

De la mano de la entidad Pan de Raposo se exponen cada año entre 200 y 230 especies: así vuelve a ser en esta ocasión, con sede de operaciones en la Casa da Cultura ceense. Van 18 años de encuentro y siempre hay nuevas cuestiones: «Os anos de experiencia facilitan as cousas, pero hai outras que hai que curralas todos os anos e cun punto de tensión para non despistarse», decía Castro Marcote, uno de los mayores expertos de la comarca. Novedades de la cita de este año son, por ejemplo, un taller de microscopio en vivo («para ver os cogomelos dende outro ámbito») y un obradoiro de cocina a cargo de Antonio Díaz Calvo, chef del restaurante Andarubel de Pontedeume y experto conocedor de setas. Se celebró ayer.

Talleres para niños, muestra de trabajos de alumnos y conferencias van completando una cita que, en palabras del micólogo, atrae público diverso. De un lado, vecinos de la comarca que quieren iniciarse en ese sector y, de otro, visitantes llegados a veces de muchos kilómetros con el ánimo de conocer más especies, o ejemplares raros. Para estas Xornadas, por ejemplo, tenían constancia de unas 7 u 8 personas que vendrían desde Asturias. En la zona que Pan de Raposo tiene como ámbito de actuación abundan mucho cantharellus, boletus y macrolepiotas, aunque siempre depende, obviamente, del tipo de vegetación. La cantharellus, por ejemplo, es la que más se da durante todo el año, hasta 9 o 10 meses.

Variedad de especies y gastronomía confluyeron asimismo ayer en la segunda jornada de las 11.ª Xornadas Micolóxicas de la entidad Lumieira, que comenzó por la mañana con una salida al monte. Para la tarde se reservó la clasificación y valoración del día, así como una pequeña degustación. Micología es, en gran medida, una búsqueda de tesoros: «O monte non entende de datas». Las lluvias se han retrasado, como en los últimos 10 o 12 años, pero las previsiones son ahora buenas, decía Castro, acompañado en la mañana de ayer por José María Costa Lago.

Hoy, en Cee

La exposición de setas en la Casa da Cultura de Cee sigue abierta hoy de 10.30 a 13.30 y de 17.00 a 20.00, con visita guiada a las 12.30 a cargo de Manuel Pose Carracedo. A las 18.00, Castro Marcote charlará sobre Ascomycetes: Helvella, Morchella e Gyromitra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

De «cousa do demo» a tesoros del monte: las setas calan en la comarca