Anestesistas de toda España aprenden técnicas en el Chuac

Los especialistas se forman para reducir un 30 % las complicaciones


a coruña / la voz

Entrar en un quirófano es, siempre, asumir cierto riesgo. No siempre del mismo calado, pero la posibilidad de que surjan complicaciones está ahí. Más si se trata de las denominadas cirugías mayores y máxime si quien está sobre la mesa de operaciones es un paciente frágil, ya sea por su edad o por otras circunstancias asociadas a su estado de salud. En el control de esos problemas, ya sea en la propia operación, como inmediatamente después o durante la convalecencia, tienen mucho que ver unos especialistas siempre presentes en el quirófano: los anestesistas. Desde ayer y durante toda la jornada de hoy, setenta de ellos procedentes de distintos puntos de España asisten en el Chuac a un curso organizado por el servicio del hospital coruñés, con la doctora Felisa Álvarez Refojo, coordinadora de Reanimación, al frente.

«Es un curso de monitorización avanzada para mejorar los resultados no solo en el momento de la cirugía, sino a largo plazo, disminuyendo las complicaciones», explicó la especialista.

Dentro del concepto de «anestesia por objetivos», el suyo es propagar el adiestramiento en nuevas técnicas para conseguir una reducción de «entre un 20 y un 30 %» de esos problemas que, en la práctica, van desde un posible infarto a una insuficiencia respiratoria, un fallo renal o una infección, por citar algunos. Y lograrlo «en todos los pacientes, no solo en los más complejos o críticos, sino en todos», insiste.

Para enseñar sobre todo ello, estos alumnos aventajados se enfrentarán a distintos escenarios posibles, y lo harán ensayando esos nuevos métodos de «monitorización hemodinámica exhaustiva» en el Centro Tecnolóxico de Formación, contando con simuladores y también con modelos animales. Además, en los quirófanos del Chuac asistirán a operaciones reales, de Cirugía General y de Traumatología, con idéntico fin: ver cómo se están aplicando estos nuevos métodos, apoyados por la tecnología y el conocimiento de los especialistas del hospital coruñés. Se trata, explica la coordinadora de Reanimación, de mostrar, en base a la evidencia científica, cómo se puede mejorar en el control del paciente, y también de proporcionar oportunidades para adiestrarse en «qué hacer y cómo reaccionar ante cualquier eventualidad que pueda surgir en el quirófano», como un sangrado masivo o una embolia de pulmón. Hacerlo, reducir las complicaciones, se traduce, al final, en bienestar para un paciente que, además, necesitará menos tiempo en reanimación y de ingreso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Anestesistas de toda España aprenden técnicas en el Chuac