Carballo / La Voz

La comunidad de la bicicleta tuvo ayer una nueva cita, en Cee. Y no falló. El día se presentó estupendo para ver la vida desde el sillín y dándole vueltas a los pedales. El tráfico estaba difícil, pero los miembros de la Policía Local y de Protección Civil se multiplicaron, aunque los conductores no les facilitaron nada la labor. Muchos de los que iban al volante dieron muestras de ignorar bastante la presencia de las bicicletas. Queda mucho que pedalear para que sean respetadas. No importaba que viniese un pelotón, había que meterse a toda costa. Y eso que supuestamente los que conducían ayer iban de asueto, bien a los mercados o a disfrutar del relax del domingo.

La ruta discurrió por la AC-552, en concreto Lobelos, Vilanova, Codesos. La marcha por la zona rural de Pereiriña fue mucho más tranquila. En Chafarís, una manada de vacas pacían plácidamente y ni caso hicieron de los ciclistas, mientras las cabras de un rebaño sí levantaron la cabeza para curiosear. Ante Suministros Lar, una de las empresas patrocinadoras, tuvo lugar el avituallamiento. La edila Camola Díaz ayudó en el reparto. La salida se había efectuado en el centro comercial Finisterrae, la otra entidad que sufragó los gastos.

Al frente del pelotón iban, como ocurre siempre en esta localidad, los miembros del Club Ciclista de Cee, que en todo momento controlaron la comitiva. Una vez en la capital del Concello, de nuevo, los ciclistas, muchos de ellos niños, cogieron el carril del Paseo do Alcalde Pepe Sánchez y se dirigieron hacia el puerto de Brens. En el cruce de FerroAtlántica hubo una pequeña parada para reagrupar y continuó la marcha por Borreiros, la iglesia de Brens, el cementerio municipal de esta localidad y Camiños Chans, donde la presencia de un nutrido grupo peregrinos en un paso estrecho obligó a otra retención.

Después de pasar por el Campo do Sacramento y el Paseo do Alcalde Pepe Sánchez, los participantes en el Día da Bicicleta se juntaron en la explanada de Recheo, donde se llevó a cabo el tradicional sorteo de regalos. Los primeros fueron para Aine González Vizcaíno, de año y medio de edad y la más joven de la ruta, y Antonio Haz Chouciño, un malpicán de 78 años y el más veterano. La bicicleta fue para Yessica Varela Mato.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La comunidad de la bici rodó por Cee