Una concentración masiva rechaza la venta de las centrales de Ferroatlántica

Unas 2.000 personas exigieron en Cee a la Xunta que impida la segregación


Cee / La Voz

Una concentración en la que participaron unas 2.000 personas, cifra que los organizadores elevan a más de 3.000, exigió ayer por la tarde en Cee la paralización de la venta de las centrales de Ferroatlántica en el Xallas y el posicionamiento claro del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, en contra de la segregación de las infraestructuras hidroeléctricas y las fábricas de Ferroaleaciones de Cee y Dumbría.

Representantes de todos los partidos políticos, incluidos diputados autonómicos, el senador del PSOE, Ángel Mato, el diputado Ricardo García Mira y todos los alcaldes de Soneira y Fisterra, además de varios de Bergantiños y los de Mazaricos y Carnota, secundaron la protesta en la que también estuvo presente el PP a través de distintos portavoces municipales, como los de Cee, Vimianzo o Mazaricos.

Al grito de «¡As centrais non se venden!», la escritora Rocío Leira y el actor Toño Casais fueron los encargados de leer un manifiesto que dejó claro «o rexeitamento á segregación, á venda especulativa das centrais». Recordó el texto que la separación de actividades «figuraba xa como obxectivo no plan de viabilidade da empresa no ano 92», cuando Villar Mir le compró las fábricas y los embalses a Carburos Metálicos y que la concesión de la consellería de Obras Públicas del 18 de noviembre de aquel año deja claro que «o réxime de titularidade non pode ser alterado sen autorización expresa da Administración».

De ahí que el llamamiento estuviese dirigido, sobre todo, a la Xunta de Galicia porque «é a única que ten a responsabilidade e pode parar esta venda especulativa por parte dunha empresa que recibiu cuantiosas axudas públicas que a fixeron viable».

De hecho, como leyó Casais, estas concesiones hidroeléctricas le permitieron a la compañía obtener en el año 2012 un crédito de 120 millones de euros de Novacaixagalicia Banco y en las nuevas minicentrales solo se invirtieron en el 2014, según las cuentas anuales de la propia empresa 6,6 millones de euros. «¿Os outros 113,4 onde están?», se preguntan los trabajadores, que tienen claro que la intención de Villar Mir no es otra que desviar recursos obtenidos con los recursos naturales de la zona a otros intereses de su grupo. Una operación que el presidente del comité, Santiago Paz, calificó de «atropelo que só obedece a intereses empresariais».

El líder de En Marea, Luis Villares, que estuvo acompañado por varios diputados de su grupo, considera que este es «un golpe mortal para o emprego e para a comarca, polo que a Xunta ten que estar do lado dos traballadores, o presidente ten que vir aquí e dicir que non vai permitir a venda». En lugar de eso, cree que Feijoo es consciente de la operación y está actuando «cunha calculada ambigüidade».

García Mira destacó que la presencia de todos los alcaldes y todos los partidos, «incluído o PP» demuestra que estamos ante «unha operación de carácter especulativo e transparencia cero que fai corresponsable á Xunta de Galicia de todas as decisións que se adopten». De ahí que, a su juicio «a vontade do presidente teña que levarse á practica con compromisos e con accións políticas».

El diputado del BNG Xosé Luis Rivas, «Mini», que acudió junto a su compañero Bieito Lobeira y responsables locales de la formación, puso el acento en que en este caso «non hai nada que discutir», el impacto para la comarca es evidente y opina que «a resposta de Feijoo tiña que ser contundente, exercer como verdadeiro presidente de Galicia» frente a un despropósito y al «pelotazo que hai detrás».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Una concentración masiva rechaza la venta de las centrales de Ferroatlántica