«Me echaba algo para dormirme y tras desnudarme me violaba en la cama»

Antonio Longueira Vidal
Toni Longueira CARBALLO / LA VOZLUGO / LA VOZ

CARBALLO MUNICIPIO

La mujer se enteró por una investigación a su exmarido por pornografía

06 dic 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Solo acepta dar dos datos personales: su edad, 39 años, y su lugar de residencia, Carballo. Y todo porque su hija, menor, no es conocedora de la grave situación por la que está atravesando.

Esta mujer está divorciada de su segundo marido, con el que estuvo casada ocho años. Su hija es fruto de una relación sentimental anterior. Llevaba una vida tranquila en la capital de Bergantiños hasta que un día recibió una notificación judicial para declarar. La citaban como perjudicada en un caso sobre una red de pornografía infantil.

La sorpresa de la mujer al abrir la misiva del juzgado de Carballo fue encontrarse en uno de los anexos un informe policial que incluía imágenes y capturas de vídeos de elevado contenido sexual en las que ella aparece desnuda sobre una cama, inconsciente, mientras que el que era su pareja cometía supuestas agresiones sexuales. «Recuerdo que abrí la carta del juzgado en casa de mi madre y me encontré con que tenía una citación como perjudicada y me encuentro con fotos mías de las que yo no me acuerdo de nada». Al ver todo aquello se derrumbó: «Me quedé agarrada al sofá y rompí a llorar. A mi madre le dio un ataque de ansiedad. Nos derrumbamos». Desde entonces vive en estado de shock.

«Mi exmarido [su segunda pareja] era posesivo, se había bajado una aplicación para controlar mi WhatsApp, no me dejaba maquillarme o si me ponía una ropa especial él me preguntaba por qué salía así a la calle —explica—. También me seguía en coche hasta mi trabajo o se metía con algún cliente... Pero si le digo la verdad, en aquel momento no pensé que aquello fuera maltrato. Para mí, por aquel entones, maltrato era pegarme y eso nunca lo había hecho, pero ahora sí entiendo que sus actitudes eran machistas».

El que había sido su segundo marido empezó a ser investigado hace algo más de tres años por la Policía Nacional en relación con una supuesta red de pornografía, un caso en el que están encausadas más personas. Esta supuesta víctima relata lo ocurrido en sede judicial la mañana en la que declaró: «Llegué ante la jueza y me encontré de repente con doscientas imágenes y vídeos en los que aparezco dormida y desnuda y él haciéndome un montón de cosas repugnantes [rompe a llorar]. Me tiré al suelo desesperada. Me derrumbé. Me dije: ‘‘Esto no puede ser, ¿cómo me ha podido hacer todo esto?’’. El que había sido mi marido me había violado echándome algo para que me quedara inconsciente. Me drogaba».

Según su relato, no fue ni una ni dos veces: «Al hablar la jueza conmigo caí en la cuenta de que muchas veces me despertaba en cama pero no sabía cómo había llegado hasta ella la noche anterior. Lo último que yo recordaba es haber estado en la cocina o en la sala hablando o viendo la tele y de repente me despertaba en cama. Y no fueron una ni dos ocasiones, fueron bastantes veces las que me pasó eso, pero en su momento no le di importancia».

Su hija

«¿Y si esto que me pasó a mí se lo hizo a mi hija? Eso es lo que me atormenta ahora porque yo ya sé por lo que he pasado, pero mi niña...». Hasta la fecha no le han mostrado más imágenes y vídeos procedentes del teléfono móvil de su expareja: «Nó se si hay imágenes o vídeos de la niña, pero si las hubiera me moriría. A una niña inocente... Uf! Solo de pensarlo me da algo [rompe otra vez a llorar]». Tampoco es conocedora de si las imágenes y vídeos localizados en el móvil de su pareja fueron difundidas posteriormente entre otros usuarios: «Eso no lo sé, no me dijeron nada».

Esta mujer ya ha puesto su caso en manos de un abogado y trata de salir adelante como puede: «Para dormir tengo que medicarme, mi hija no sabe nada. Esta persona ya me arruinó la vida, espero que no hiciera lo mismo con mi hija. Y lo peor es que no sé si hay más vídeos e imágenes, no me las han mostrado». Y añade: «No le dije nada a la niña y no se lo puedo decir. ¿Cómo le voy a decir a mi hija que esta persona me violó y que cabe la posibilidad de que a ella le hiciera lo mismo? Como madre, no puedo hacerle eso».

«Independientemente de que me haya divorciado, o no, fue mi pareja, estuve casada con él ocho años. Estuve con él, tenía que confiar en él. Tenía que ser un apoyo en mi vida y lo que menos me imaginé es que me llegue un día una carta del juzgado poniendo cosas como que habían abusado de mí mientras dormía, que me hubiera violado y además que hay 200 imágenes y vídeos míos en el juzgado y en la Policía Nacional... Es que además de violada me siento humillada. Es demasiada vergüenza la que estoy pasando por culpa de esta persona», concluye.

016

Las llamadas a este teléfono son gratuitas y no quedan registradas en la factura