Carballo demostró que cuando las calles se cierran al tráfico se abren a la gente

C. V. CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO MUNICIPIO

Siguen las actividades de la Semana da Mobilidade. Este domingo fue el Día sen Coches

20 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Hubo un tiempo en Carballo en que había pocos coches y los niños podían jugar en las calles. La mayoría de los que ayer disfrutaron de un día con varios tramos de vías cerrados al tráfico no recuerdan esa época, pero todavía los hay con la memoria intacta. A algunos, de bastante edad ya, les vinieron esos recuerdos al ver cómo los pequeños tomaban para ellos el espacio que habitualmente les está vetado porque es para turismos y camiones.

No hace tanto, las calles Coruña y del Hórreo estaban llenas de aparcamientos y de aceras estrechas. Hace menos tiempo todavía, aparcar en Colón o Desiderio Varela era lo más normal del mundo.

El de ayer fue un solo día, pero dejó claro que cuando las rúas se cierran al tráfico se abren a la gente. No hubo tanta participación como se había previsto, sobre todo porque por la mañana amenazaba lluvia y el cielo pesado y plomizo no invitaba a salir, pero poco a poco fue apareciendo el sol.