Domingo de devoción en Caión y en A Milagrosa

Patricia Blanco
Patricia Blanco CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO MUNICIPIO

El obispo auxiliar leyó en Carballo una carta del Papa felicitando a García Gondar por sus 50 años de servicio

06 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Septiembre es el mes de las romerías en la Costa da Morte. A Barca de Muxía y los Milagres de Caión, en A Laracha, son dos de ellas, ya con oficios religiosos en marcha. La celebración larachesa, declarada de Interese Turístico, comenzó el sábado con la novena en la iglesia parroquial y siguió ayer con una de las jornadas más destacadas, a la espera del día grande, el miércoles 8. Desde primera hora llegaron a pie numerosos devotos y a un buen puñado todavía les dio tiempo de pisar la orilla del mar antes de la misa central. Ayer el Atlántico en Caión amaneció como un plato, tal cual un lago. Fue concurrida (teniendo en cuenta las circunstancias) la misa de las 12.00, en la que el párroco, Andrés Trinquete, recordó que es importante caminar con los pies, pero también con el corazón. Al término de este oficio, y como ya se había anunciado, la imagen de los Milagres se subió en vehículo hacia su santuario, sin la icónica procesión de multitudes.

PATRICIA BLANCO

La pandemia se la ha llevado por delante, porque se trata de evitar aglomeraciones, y lo mismo ocurrirá en la bajada, el próximo domingo. Aun así, hubo quien no renunció a hacer a pie el tramo que separa la plaza Eduardo Vila Fano de la capilla. En esta última ya se ofició una misa solemne pasadas ligeramente las 13.00 horas y continuarían toda la tarde, con afluencia vistas las hileras de coches. El aforo es limitado y en el campo, siguiendo las normas covid, no cabrían más de 400 personas. Por lo que respecta a hoy, y hasta el día 11, habrá misas cada día en el santuario caionés a las 09.00, 10.00, 11.00, 12.00, 17.00, 18.00, 19.00 y 20.00. Desde el miércoles, el apartado religioso se completará con uno cultural, Rueiros da Vila.

En Carballo

También la pandemia ha cambiado mucho la celebración de A Milagrosa, en Carballo, sin el completo programa lúdico y musical que acostumbraba. Aun así, la estructura religiosa se ha mantenido y también la entrega con la que algunas personas llevan más de 30 años trabajando para que en este día no falten alfombras florales, aun sin llegar en esta ocasión a las dimensiones de otros años. Presidió la misa solemne el obispo auxiliar Francisco José Prieto, quien leyó una carta del Papa felicitando al párroco José García Gondar por sus 50 años de servicio y bendijo el gran mural que Ito Mosquera pintó a los pies de la capilla, precisamente con la imagen de A Milagrosa, o los cuadros con escenas de la vida de María, ofrenda de Charo Mato.