Reabre el mercado de Carballo, con menos puestos y más amplios

Santiago Garrido Rial
s. g. rial CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO MUNICIPIO

Ana Garcia

Dentro quedarán nueve comercios, y nueve en el exterior. Fuera también se habilita una sala para actividades

15 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El mercado de Carballo empieza una nueva etapa, la segunda en el actual edificio renovado, desde que la reforma quedó lista en el 2011. Como entonces, los placeros han estado vendiendo en el sótano, a la espera de la conclusión de los trabajos, aunque esta vez, mucho menos tiempo. Pero más del deseado: los trabajos empezaron el 9 marzo, estaban programados para 45 días, y se han ido al doble.

Han coincidido varias circunstancias en la demora, como que la empresa adjudicataria recibió material de los proveedores con retraso, o que una de las firmas tuvo algunos trabajadores en cuarentena al principio debido a contactos del covid. El grueso está hecho, pero aún faltan algunos detalles.

La jornada de ayer fue de cierre de la zona baja y de traslado de material, y hoy volverá la venta normal en la primera, en la de siempre. Los clientes notarán algunos cambios importantes. El primero, que hay menos puestos, y más amplios. De unos 30 que había hasta ahora se ha pasado a 20. En algunos casos ya se habían reorganizado espacios, y en otros llevaban mucho tiempo vacíos. El caso es que de los 42 en total, dentro y fuera ahora serán 29.

Pero es que en el exterior también hay algunas variaciones sustanciales, según explica el concejal responsable de Mercados (entre otras áreas), Juan Carlos Seoane. Por ejemplo, en la zona de la calle Cervantes había cuatro tiendas, y las dos del centro se han unificado para habilitar una sala multiusos para actividades, no para venta. En las orientadas hacia la Gran Vía, un local queda para el encargado del mercado, y dos pequeñas se unifican en una. Y dentro algunos productos cambian de ubicación. De todos modos, no todos estos cambios se producen hoy, algunos serán graduales.

El nuevo mercado también se adapta a la realidad de las ventas. El número de placeros ha caído con los años, y ahora hay (o había) quince en el interior y dos en el exterior. Y la situación no es la misma para todo, ya que hay concesiones vencidas y otras que lo harán en los próximos años. Las que vencen se tendrán que adjudicar de nuevo al mejor postor. Estos días seguirán todos los que había: como en las cuestiones estructurales, todo se hará gradualmente.

Las obras estuvieron a cargo de la empresa Desarrolla Obras y Servicios, por 171.989 euros, con una subvención de Agader de 50.000 euros. La modificación atiende también a los nuevos criterios de la Xunta para la promoción de la excelencia y la modernización de los mercados gallegos.