La crisis ha multiplicado en Carballo el interés por la apertura de nuevos negocios

Cristina Viu Gomila
Cristina Viu CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO MUNICIPIO

En la calle Gran Vía han sido alquilados recientemente dos locales.
En la calle Gran Vía han sido alquilados recientemente dos locales. Basilio Bello

El alquiler de bajos ha experimentado un repunte tras casi un año de parón

06 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«Algunos vienen desesperados por intentar ganar un euro». Así explica el agente inmobiliario Juanjo Vales una situación muy similar a la que se vivió en Carballo tras el pinchazo de la burbuja de la construcción, a partir del 2008. Al año siguiente, medio centenar de bares cambiaron de titularidad y se abrieron siete nuevos locales. También ahora la hostelería está en el centro de la diana.

Desde hace unas semanas se ha multiplicado el interés por el alquiler de bajos comerciales. Llevaban las inmobiliarias casi un año sin recibir ni siquiera consultas cuando el mercado se ha revitalizado. De hecho, las aperturas se suceden, muchas en el ámbito de la hostelería, pero también en el del cuidado personal. En estos momentos de la pandemia, la crisis económica se agudiza en tanto que la sanitaria remite. Esta mezcla parece haberse convertido en un revulsivo para nuevos emprendimientos, buena parte de ellos vinculados al coronavirus y sus consecuencias.

En solo una semana, Chus y Vales Soluciones Inmobiliarias han alquilado cuatro bajos y tienen otros dos comprometidos, además de atender numerosas llamadas de futuros empresarios interesados. Toda esta actividad, sin embargo, sigue unas normas bastante estrictas. Las aperturas se producen en el centro o en puntos muy concretos del casco urbano, lo que no es barato. Mientras en esas localizaciones se pueden pagar ahora de 700 a 1.300 euros, en los barrios se pueden conseguir grandes locales por apenas 100. Algunos propietarios a lo único que aspiran es a cubrir gastos.