carballo / la voz

La hostelería de la Costa da Morte salió hoy a la calle en Carballo para exigir apoyo a su sector. Un «rescate real» con diversas actuaciones económicas que pasan por la unificación de los ERTE, exoneración del 85 % de la parte de cotización empresarial y la Seguridad Social y de la cuota de autónomos durante los cierres (con carácter retroactivo); aplazar, fraccionar, suprimir o cambiar los pagos a Hacienda hasta finales del año que viene, un IVA reducido hasta la recuperación del sector, ayudas directas que compensen los cierres obligatorios, reestructuración de la financiación del Igape y otros productos, compensación de los costes no prestados en el 2020 por parte de los concellos, y exoneración de las tasas e impuestos asociados de este 2021.

Todo este conjunto de peticiones fue leído en el cierre de la manifestación en la Praza dos Bombeiros Voluntarios (delante del Fórum), más o menos una hora después de comenzar la marca junto a la biblioteca Rego da Balsa. Durante el trayecto, los asistentes, algo más de 150, corearon consignas, hicieron sonar cacerolas y sartenes y portaban carteles con lemas como Plan de rescate real, xa; Non queremos esmolas, o A hostalería non é un problema. Algunos asistentes los apoyaron con aplausos, por ejemplo desde las terrazas. Había empresarios y autónomos de toda la comarca, aunque algunos echaron en falta que la representación fuese mayor, incluso con visible enfado. Municipios como Camariñas o Fisterra (por citar dos), de fuerte presencia hostelera, tenían muy pocos representantes, casi testimoniales. La mayoría, de Carballo. Pero para ser un domingo por la tarde con sol y con negocios funcionado a esas horas, tampoco fueron tan escasos en general, depende de cómo se mire. 

Como representantes políticos estaba el alcalde de Carballo, Evencio Ferrero; el vicepresidente de la Diputación, Xosé Regueira; ediles del BNG carballés; el concejal y diputado autonómico Daniel Pérez, del BNG, y lo mismo Rubén Lorenzo, del PP. De este partido, también Sandra Vilela, de Muxía. El sector estaba representado por los presidentes de entidades de la zona de Muxía, Fisterra, Costa da Morte o Carballo.

En el manifiesto, leído por Silvia Bouzas, del hotel Playa de Laxe, explican que están «fartos», porque atraviesan una «gravísima situación» que les afecta no solo a ellos, sino a todo el tejido empresarial de cada lugar: alimentación, distribución, panaderías, fruterías, carnicerías, pescaderías, lavanderías, servicios técnicos... Y a todo el sector primario: agricultores, ganaderos, mariscadores. También a los dueños de los bajos y en general a todo el comercio ligado entre sí. Aceptan las decisiones por motivos sanitarios, pero solo si se acompaña de medidas económicas, «como noutros países», de ahí la petición de un rescate sectorial con indemnizaciones justas. «Non é pedir esmola, é esixir o que nos corresponde polo peche gubernativo» por fuerza mayor. Como representan el 7 % del PIB, esa deberían ser la parte proporcional del rescate de la UE, aseguran.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La hostelería de la Costa da Morte exige un «rescate real» para el sector