El balneario de Carballo, con 40 empleos, lleva cerrado desde marzo y tardará en reabrir

Hasta que la situación sanitaria no esté controlada seguirá sin abrir sus puertas. La ocupación habitual era del 95 %


carballo / la voz

El balneario de Carballo, uno de los emblemas del municipio, y también del turismo de la provincia, de herencia centenaria, lleva cerrado casi un año, desde marzo, cuando se decretó el estado de alarma. Es tal vez el establecimiento que más tiempo lleva sin abrir en la zona a consecuencia de la crisis del coronavirus: otros que también lo hicieron en marzo aprovecharon algunas semanas del verano para reabrir, pero en este caso, nada.

En estos más de diez meses, casi todo el personal, 40 personas, ha estado en ERTE. Solo cuatro o cinco trabajadores siguen para que las instalaciones estén a punto cuando llegue la reapertura. El mantenimiento es esencial para que no se deteriore ninguno de los equipos.

El director, José Ramón Fernández, espera que a principios del verano puedan abrir de nuevo sus puertas, pero es una fecha orientativa. «Abriremos cando se controle a situación sanitaria», indica, pero son muchos los que confían en que los efectos de las vacunas empiecen a notarse a finales de la primavera. Eso, y la movilidad, algo esencial para un negocio como este, en el que entre el 50 y el 60 % de los clientes son de Galicia, y el resto se reparte entre comunidades autónomas como Madrid, Castilla y León o Andalucía, entre otras.

Decisión prudente

Pese a que cerrar fue una decisión obligada y dolorosa, Fernández considera que fue la más prudente, a la vista de cómo han ido los acontecimientos. De otro modo tendrían que haber activado y desactivado varias veces las contrataciones, incrementando los gastos y con pocas opciones de atraer clientes en estas circunstancias, cuando el tiempo ha demostrado que las sucesivas normas acaban tendiendo a clausuras preventivas de la hostelería, de las que Carballo no se ha librado.

Y ha sido complicado además porque el balneario carballés tiene una ocupación muy elevada, que ronda el 95 % durante todo el año. Su fuerte son los tratamientos terapéuticos de agua, con huéspedes en torno a los 70 años, de muchas procedencias. Visitantes que no solo dan vida a este local, sino al comercio carballés: son más de 3.500 personas cada año, y esas bajas también hacen mella en el resto de los sectores, porque siempre gastan. Sobre todo en la hostelería, pero también en el resto. Los grupos solían estar una media de once días, tiempo suficiente para recorrer Carballo en profundidad.

Es cierto que también suele (solía) haber visitantes de fin de semana o puentes, de una o dos noches, generalmente parejas más jóvenes, e incluso grupos, que aprovechan para descansar y contratar tratamientos más lúdicos, por ejemplo con algas, chocolate, duchas... Y de paso aprovechan para visitar el resto de la Costa da Morte. Pero ese no es el fuerte de la clientela, que además aprecia la calidad sanitaria de las aguas carballesas año tras año, explica el director.

Echando la vista atrás, a aquel fin de semana de marzo del 2020 que lo cambió todo, justamente para el 13 de marzo había una reserva de un grupo de más de cien personas, y el 14 entró otra reserva para otro centenar. Todo se vino abajo, en este y en tantos hoteles, lo mismo que en las casas de turismo rural de la zona o incluso el parador de turismo de Muxía, semanas más tarde, con numerosas cancelaciones.

El veterano director del balneario, nacido a pocos metros de esta zona de los Baños Vellos, crecido en un mítico bar de la avenida Vázquez de Parga ya desaparecido, y por tanto buen conocedor del sector hostelero, cree que ahora mismo lo esencial es salvar la empresa, mantenerlas en perfecto estado de cara a la reanudación. «É como estar nun período de anestesia, de letargo», describe. Solo así se salvarán todos los empleos y también uno de los iconos de Carballo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El balneario de Carballo, con 40 empleos, lleva cerrado desde marzo y tardará en reabrir