Alberto Varela: «Tratei de que Wolfram fose entretido e que espertase a curiosidade nesa época»

Ilustrador, diseñador gráfico y natural de Carballo, el autor publica un cómic basado en historias de la zona


carballo / la voz

El diseñador e ilustrador carballés Alberto Varela Ferreiro (1963) presenta un nuevo trabajo, en el que, por primera vez en su ya larga trayectoria bibliográfica centrada en la ilustración y los cómics, se adentra en un capítulo importante de la historia de la Costa da Morte. En concreto, en el que tiene que ver con el wolframio, tan importante en la zona en la época de la Segunda Guerra Mundial, sobre todo por la importancia estratégica del mineral en la industria armamentística, y por tanto para la economía de muchos vecinos de la zona. De manera directa, también por los intereses geoestratégicos de los alemanes, principales beneficiarios, y los aliados, con redes de espionaje que controlaban los flujos de este material. Y es ahí donde enlaza Wolfram, en historias de espías, un hombre y mujer, encargados de recabar datos. Por supuesto, la trama es mucho más amplia. «Tratei de que fose un cómic entretido e que de paso espertase no lector a curiosidade nesa época», señala el autor. Un período no precisamente corto, entre 1939, ya desde el final de la guerra civil española, y 1945, con el final de la mundial con la victoria aliada.

Alberto, que reside en Santiago, donde trabaja como diseñador gráfico en la CRTV, aunque mantiene un contacto constante con su localidad natal, escribió y dibujó Wolfram, editado por Xerais, con la mente y los datos puestos en el Monte Neme, uno de los puntos estratégicos de producción del mineral, además por supuesto de Varilongo, en Santa Comba, y otros yacimientos de la zona y de fuera. La historia gira alrededor de un banquero que se basa en un personaje real fichado por la policía, y que era un posible espía británico. Trabajaba en un banco situado en el Cantón Pequeno de A Coruña, The Anglo South American Bank. El personaje que lo acompaña es Rose Marie Douglas, es una espía norteamericana, de nacionalidad inglesa, también fichada por la policía, y que estudia Medicina en la Universidade de Santiago.

A través de estos dos personajes van desfilando hechos y paisajes conocidos, desde los embarques y desembarques en la playa y muelle de Balarés, hasta la mina de Santa Comba, y también Corcubión. En este caso, un carguero que salió de su muelle y sería bombardeado más tarde. Está basado, como otros sucesos, en hechos reales, lo mismo que los personajes, aunque con diferentes nombres y circunstancias adaptadas al texto y los dibujos. Ocurre algo similar con los supuestos espías alemanes, que curiosamente estaban en Carballo.

Alberto explica el germen de este cómic: «Nacín en Carballo, a poucos quilómetros de Monte Neme, e sempre me interesou. Xa fixera unha colaboración sobre este tema nunha revista do programa das festas de San Xoán, e o argumento de Wolfram xusto naceu nun deses artigos».

El proceso de documentación de esos años de historia medio olvidada y en buena parte seguro que desconocida (desde una óptica histórica, otro carballés, Xan Fraga, ha investigado y publicado al respecto, entre otros) fue especialmente interesante: «Descubrín un montón de historias, de relacións, que teñen que ver coa segunda Guerra Mundial. Parecería que estamos nun punto lonxe de todo ao que pasaba daquela polo mundo, pero non, estivemos moito máis conectados do que se pode pensar. E atopei tamén outros personaxes, historias paralelas, que darían ata para unha película, e tamén para un cómic», señala.

Además del entretenimiento, el afán didáctico (la obra parece más orientada a los jóvenes, a partir de los 14 años, pero está dirigida también a los adultos) se muestra, por ejemplo, con un glosario de términos explicativos, además de la cita de documentación. Además, se incluyen dos mapas, uno de las minas de wolframio y otro de la Segunda Guerra Mundial en Galicia. Con estos elementos, además de la trama principal, Alberto trata, en las 88 páginas de Wolfram, de estimular el ansia por conocer el papel que jugó la comarca en los años más belicosos del planeta, igual que con Ulf de Jakobsland. Os viquingos en Galicia rescató las incursiones que azotaron el litoral del país.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Alberto Varela: «Tratei de que Wolfram fose entretido e que espertase a curiosidade nesa época»