Dos mil ceniceros «cool» y sostenibles en Carballo para luchar por unas playas limpias

Serán repartidos por el personal del servicio de limpieza y podrán recogerse en varios puntos


carballo / la voz

La lucha por un mundo mejor es, cada vez, más común. En Carballo, son muchas las prácticas que el Concello lleva a cabo en este sentido. La última en ser lanzada es la de dos mil ceniceros de plástico reciclado para declararles la guerra a las colillas, las cáscaras de pipas o los envoltorios de caramelos, entre otros residuos pequeños que, a la larga, causan un daño irreparable al ecosistema. En realidad, no es la primera vez que se realiza. Pero lo cierto es que cada año el proyecto coge más fuerza.

Este año lo más cool cada vez que se pise la arena de las playas carballesas será, primeramente, coger uno de estos ceniceros reutilizables en los puestos de salvamento o en la Oficina de Información Turística, aunque también serán repartidos por el personal del servicio de limpieza. Son rojos y con forma de cucurucho, obra de la empresa Sulo, muy concienciada con el medio ambiente. Colaborar será tan fácil como comerse un helado.

Esta campaña fue presentada ayer en Razo junto con el servicio de limpieza de playas, que desde este año y durante los tres próximos correrá a cargo de Acciona, empresa que también colabora con buenas causas como el proyecto Eu Quero Razo Baldaio. Estará presente en la limpieza que se llevará a cabo el 5 de agosto en la zona de la laguna. Ayer se celebró una actividad que tenía como finalidad conocer los orígenes de la costa carballesa.

El equipo de limpieza de playas estará formado por cinco personas que se encargarán, además de la propia higiene de los arenales, del mantenimiento de los espacios públicos de las inmediaciones y el vaciamiento de las papeleras, entre otras tareas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Dos mil ceniceros «cool» y sostenibles en Carballo para luchar por unas playas limpias