Los nacionalistas sacan pecho con la gestión municipal de Evencio Ferrero en Carballo

Marta López CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO MUNICIPIO

Xoán Manuel Sande, candidato en la lista de A Coruña, relató la complicada situación vivida en el centro de salud carballés al inicio de la pandemia por la falta de material de protección

03 jul 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La candidata nacionalista a las elecciones autonómicas, Ana Pontón, se desplazó este miércoles a Carballo para dar el mitin central de su campaña para la zona de Bergantiños. Respaldada por el regidor, Evencio Ferrero, y por los candidatos Xoán Manuel Sande, Daniel Pérez y Mercedes Queixas, fue recibida a gritos de «Presidenta! Presidenta!» por parte de un numeroso público que incluso excedió el espacio delimitado para el acto. Tal fue la asistencia, que muchos se agolparon en los exteriores para escuchar a un reforzado BNG que utilizó la gestión de Ferrero para ejemplificar lo que sería una Xunta liderada por los nacionalistas.

«A mellor dese debate a sete, como tamén serías a mellor nun debate a setenta e sete». Así la presentó el alcalde de Carballo, que cargó contra Feijoo por haber «discriminado» al Concello durante todo su tiempo como presidente, obviando necesidades urgentes como la ampliación del polígono, la circunvalación o el abastecimiento de agua a la zona de Baldaio. «Sempre defendín a lealdade institucional, pero creo que Carballo merece outro trato», señaló Ferrero, que instó a acabar «dunha vez por todas co trato de favor».

Xoán Sande, por su parte, centró su intervención en hacer un alegato en favor de la sanidad pública. Criticó los bonos de 250 euros que la Xunta ofreció a los sanitarios para gastar en hoteles calificándolos de «esmolas preelectorais» y narró la situación vivida en el centro de salud carballés al inicio de la pandemia: «As primeiras semanas non chegou practicamente ningún material de protección. Dous EPI para un centro onde somos máis de 50 traballadores. Tiramos varios días dunhas máscaras que tiñamos no almacén de cando fora a gripe A, caducadas. Chegou antes a colaboración veciñal que o material do Sergas», explicó.