«A medida que subía a curva do covid, subía a de persoas que requirían axuda»

El Concello de Carballo cifró en 138.000 euros los gastos sociales extraordinarios por el coronavirus


CARBALLO / LA VOZ

«Tremendo, foi tremendo», dice la edila de Igualdade, Benestar e Sanidade, Maica Ures, sobre el impacto social del coronavirus en el municipio. No es exclusivo de Carballo, obviamente, pero el traslado a cifras ha dejado a las claras una realidad «que supoño que nos outros concellos sería igual, proporcional á poboación», considera Ures. «A medida que subía a curva da pandemia, subía tamén a de persoas e familias que requirían axuda», recuerda. Añade que, si bien la crisis de hace unos años tocó a unos sí y a otros no, el covid-19 impactó de una forma u otra en prácticamente todos los hogares.

«O incremento de vales de alimentos foi brutal en comparación con exercicios anteriores, cos tempos de antes do covid. Houbo momentos puntuais, picos, nos que estabamos falando dun aumento do 165 %», cifra la concejala, quien da cuenta, además, de que desde el primer momento vieron que la situación se pondría «complicada». Así, ya desde el inicio, y para que las familias pudiesen hacer frente a otros gastos extraordinarios derivados de la situación, se optó por subir un 10 % el importe unitario de esos vales. La subida debería ser aún mayor realmente, pero pudieron contar con la colaboración desinteresada de la Escola Municipal da Hostalaría, que preparó 1.992 menús solidarios, de forma que el dinero que iría para comer podía destinarse a gastos diferentes. Además de familias usuarias de Servizos Sociais, y después de abordar la propuesta con todas las entidades, también acudían a recoger platos Aspaber y Apem.

Contacto con los consellos

Ures explica que la ayuda a domicilio se mantuvo al pie del cañón, con llamadas continuas a personas que se entendían como colectivos de riesgo. «Fóronnos moi útiles os consellos parroquiais, porque pensamos que ninguén mellor que os veciños para coñecer quen pode precisar axuda», apunta la edila. Pidieron la colaboración vecinal para detectar estos casos y aprecia que la respuesta «non puido ser mellor». Para 495 niños se activaron las llamadas tarjetas de comedor: son pequeños de los colegios de Carballo (más el Canosa-Rus), además de escuelas infantiles, que tienen el comedor becado al 100 %. Estas tarjetas sirvieron para permitirles comprar alimentos, incidiéndose en la necesidad de una dieta sana.

Ahora, finalizado el estado de alarma, la demanda de ayuda social parece haberse ido estabilizando: «Máis que descender, deixou de medrar: cobráronse ERTE, os ingresos mínimos vitais...».

Casi 4.000 platos salieron del comedor social de la Escola de Hostalaría

Carballo cuantificó en 138.000 euros los gastos sociales extraordinarios derivados de la crisis del covid-19. Para hacer frente a este impacto, el gobierno local propondrá a pleno una modificación del presupuesto por 1,4 millones (más de la mitad, para Promoción Económica y para insuflar oxígeno a sectores clave de la economía local) y la participación en el POS+ Adicional de la Deputación para financiar precisamente gastos sociales a raíz del coronavirus. Las cifras expuestas por el ejecutivo municipal han sido claras: contacto con casi 700 personas vulnerables, manutención de 15 personas, subida de un 80 % de las familias que necesitaron ayuda para cubrir necesidades básicas, puesta en marcha del mencionado comedor social de la Escola de Hostalaría (3.984 platos en dos meses), tarjetas de comedor para casi 300 familias...

Ayuda psicológica desde el programa de educación familiar y también desde el CIM

La concejala Maica Ures no puede estar más «orgullosa» de cómo los niños asimilaron todo lo que trajo asociado el coronavirus, su forma de entender lo que pasaba, a pesar de haberles roto tanto las rutinas. «Sorprendeume moito», dice. El impacto psicológico del encierro está ahí y, de hecho, comenta que también desde el programa de educación familiar y desde el Centro de Información á Muller (CIM) se notó la gravedad de la situación. Hubo personas que, sin ser usuarias anteriormente de estos servicios, hubieron de recibir ayuda psicológica para afrontar el confinamiento.

Casi 690.000 euros provinciales para que los 16 concellos afronten gastos por la pandemia

La principal novedad del POS+ 2020 provincial es que incluye su propia partida para paliar las consecuencias del covid-19. Así, alrededor de 4 millones llegarán a los concellos para financiar gastos sociales extraordinarios derivados de la pandemia, como la atención domiciliaria a mayores y dependientes o la compra de EPI. Para el conjunto de la comarca de la Costa da Morte serán casi unos 690.000 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«A medida que subía a curva do covid, subía a de persoas que requirían axuda»