Dos mil personas asistieron en Muxía al entierro de los náufragos del pesquero Teté

Hemeroteca | Hoy hace 25 años: 1995


Carballo / La Voz

Dos mil personas asistieron en Muxía al entierro de Jesús María Eirín Lema, de 47 años, y de su hijo Jesús María Eirín Blanco, de solo 17. Ambos murieron el 15 de marzo de 1995 cuando el Teté, el pesquero en el que faenaban se hundió en Touriñán. De aquel percance salieron con vida el patrón, Jesús María Lago Sambad, que tuvo que ser ingresado en el hospital, y Juan José Rey Trasmonte, que fue el que dio aviso. Fue capaz de llegar a nado hasta la costa y en cuanto se supo lo ocurrido salieron en busca de los dos náufragos siete embarcaciones de Muxía y tres de Camariñas, a los que se unieron más tarde medios de salvamento y, sobre todo, efectivos locales de Protección Civil, que contaron con el apoyo de compañeros de Camariñas y de Carballo.

Primero apareció el cuerpo del padre y, más tarde, el del muchacho. En la homilía el párroco pidió ayuda para la familia, humilde y que solo vivía de la pesca.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Dos mil personas asistieron en Muxía al entierro de los náufragos del pesquero Teté