Novecientos autónomos afectados por la cancelación de ferias y mercadillos

Guardia Civil y Policía Local siguen con la vigilancia de cierre de negocios en la zona


Carballo / la voz

Primero fue el nivel de emergencia sanitaria y desde la medianoche de este sábado, el estado de alarma y de confinamiento. La cancelación de toda actividad minorista, salvo supermercados, ultramarinos, farmacias, quioscos, sanidad, entidades financieras y sectores relacionados con la comercialización de productos de primera necesidad, deja un escenario -por otra parte lógico, de prevención- sin precedentes en el conjunto de la economía de la Costa da Morte.

Una de las primeras medidas adoptadas fue la supresión de las tradicionales feiras y mercadillos, empezando ayer por la que se tenían que celebrar, entre otras localidades, en Paiosaco y en Baio, y que darían continuidad a las que se tendrían que celebrar esta próxima semana en Carballo (jueves 19 y domingo 22) o en Laxe (viernes 20), entre otras. La cancelación de estas actividades afectará a unos 900 pequeños autónomos, muchos de ellos residentes en la Costa da Morte, aunque también hay comerciantes afectados de Santa Comba, A Baña, Negreira... Quienes acuden de forma asidua a los mercadillos y ferias de la zona. En Paiosaco, la medida dejó en el dique seco ayer a medio millar de pequeños autónomos; en Carballo, a 185, entre los que se suelen ubicar en la praza do Concello y en la avenida de A Milagrosa. En Laxe son unos 50-55 los afectados; y entre Zas y Baio, unos 25-30.

Por otra parte, las fuerzas de seguridad continúan con las labores de vigilancia y control en la comarca. Sobre todo, que los dueños de los locales hosteleros cumplan con la orden de cierre. Y que este sábado se saldó con tres denuncias por parte de la Guardia Civil. A cada uno le puede caer una multa de 3.000 euros. Otros cuatro establecimientos carballeses fueron apercibidos de sanción por parte de la Policía Local.

No fueron los únicos, ya que en Muxía y en Cee también hubo algunos incumplimientos, aunque finalmente las fuerzas de seguridad optaron por exigir a los propietarios el cierre de los locales, bajo amenaza de multa.

Vigilancia

Por eso, a primera hora de la mañana de ayer, agentes de la Policía Local de A Laracha fueron hasta el campo da feira de Paiosaco para comprobar que no había ningún puesto atendiendo al público. Y en Carballo, la Guardia Civil y la Policía Local continuaron con las tareas de control y vigilancia en bares, cafeterías y restaurantes, unos 300 en Carballo, así como otros negocios minoristas que tienen la obligación de permanecer cerrados sin que los agentes tuvieran que abrir boletín de denuncia alguno.

Sí hubo quebrantamientos del estado de alarma y de confinamiento en algunos cauces fluviales de la Costa da Morte. Pese a la circular emitida este sábado por la mañana por los responsables de la Federación Galega de Pesca, cancelando el inicio de la campaña y posponiéndola, como mínimo 15 días, a primera hora de la mañana hubo varios pescadores deportivos que se acercaron al Xallas, al Anllóns... En A Ponte Lubiáns acudieron, al menos, dos aficionados a la pesca, aunque finalmente no fueron sancionados por incumplir el decreto del Gobierno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Novecientos autónomos afectados por la cancelación de ferias y mercadillos