Una investigación iniciada en Carballo acaba con el mayor decomiso de heroína en España desde el 2017


Se trata de un operativo de tráfico de estupefacientes a escala «internacional»

;
Golpe de la Guardia Civil y la Policía al narcotráfico Dos operaciones conjuntas en Algeciras y A Coruña

Carballo / La Voz

La Guardia Civil y la Policía Nacional dan casi por finiquitada, «se prevé realizar alguna detención más de algún objetivo secundario que todavía no está localizado», una investigación antidroga, que se saldó con la incautación de 20 kilos de heroína, de los cuales casi 10 fueron hallados enterrados en un jardín a un metro y medio de profundidad en una casa de Xoane, (Goiáns-Carballo). Se trata de la actuación más importante a nivel español de los últimos tres años, tras el decomiso de 68 kilos de heroína por parte de la Policía Nacional en verano del 2017. 

La operación denominada Fireball-Kazino se saldó finalmente con once detenidos: tres albaneses, dos rumanos, cuatro colombianos y un matrimonio residente en Xoane (Goiáns-Carballo).

Además de los 20 kilos de heroína, los agentes decomisaron 40.000 euros en efectivo, once vehículos, una escopeta con los cañones recortados, un arma simulada y numerosos teléfonos móviles, según explicó en rueda de prensa la subdelegada del Gobierno, Pilar López Rioboo, quien añadió que se habían efectuado cuatro registros en viviendas: Carballo, A Illa, Vigo y Madrid, así como en un taller clandestino situado en el polígono industrial Humanes de Madrid, donde se cree que se habilitaban los escondrijos en los vehículos para guardar la droga. Eran unos sistemas, según apuntó en su intervención el coronel Francisco Javier Jambrina, muy complicados de abrir porque estos compartimentos solo se abrían mediante sistemas eléctricos e hidráulicos complejos.

La investigación arrancó «hace un año, en enero», según explicó el responsable de la Comandancia de la Guardia Civil de A Coruña, al constatar un incremento del tráfico de heroína en la Costa da Morte. De hecho «y focalizando el origen en la zona de Carballo se llegó a un matrimonio residente la localidad, donde se cree que era el foco de la distribución local de la heroína». Las pesquisas, según el coronel Jambrina, avanzaron hacia un ciudadano albanés residente en A Illa, muy conocido por la Guardia Civil por haber sido detenido en el 2017 por tráfico de drogas, hechos por los que había estado en prisión, pero estaba en libertad. 

Tirando del hilo, los investigadores llegaron a oto ciudadano albanés, residente en Madrid, En un momento dado de las pesquisas «saltó una coincidencia en el Centro de Coordinación e Inteligencia Contra el Crimen Organizado, en relación con otra investigación que estaba realizando la Policía Nacional».

Guardia Civil y Policía Nacional celebraron una reunión en Madrid para coordinar el operativo. El comisario Balseiro, de la Policía Nacional, explicó en su intervención que el Cuerpo llevaría la investigación de las conexiones de los albaneses con Galicia y Madrid y el operativo para desmantelar el taller clandestino de Humanes de Madrid. La Guardia Civil se haría cargo del resto del operativo.

Así, el 23 de enero, los investigadores tienen constancia de que se va a producir el desplazamiento de un vehículo «cargado de heroína». El turismo entró «en territorio nacional» y se le realizó un seguimiento hasta llegar a Vigo. Cuando se produce el contacto entre los ocupantes del coche y los supuestos destinatarios se realizaron los arrestos. Uno perro del equipo Cinológico de la Guardia Civil detectó la presencia de droga en el vehículo, pero estaba tan bien oculta que hubo que llevar el coche a un taller para abrirlo: en su interior se localizaron 10,5 kilos de heroína.

La segunda fase de la operación se llevó de forma exclusiva en Xoane (Goiáns-Carballo) y no en la zona de A Colina, también en Carballo, como trascendió en un primer momento. Los agentes entraron en la mañana del día 28 en una casa y en su interior hallaron 93 gramos de cocaína, 62 de heroína, 35.000 euros en efectivo, una escopeta de cañones recortados y un arma simulada.

Pero un perro dio la alerta. Estaba husmeando dentro de la casa cuando empezó a rascar en una de las paredes. Los agentes rebuscaron, pero no localizaron nada. El perro insistió: había detectado droga. Los agentes salieron con el mamífero hacia fuera de la vivienda, y a un metro y medio de profundidad en un jardín estaban enterrados otros 9,5 kilos de heroína. Habían sido recubiertos con pimentón para tratar de engañar el olfato de los perros.

Estos 20 kilos de heroína servirían para hacer entre 300.000 y 400.000 dosis y su destino principal eran abastecer el mercado gallego, aunque en la Guardia Civil y en la Policía Nacional no descartaron posibles compradores a pequeña y mediana escala de otras comunidades autónomas. El origen de esta mercancía incautada estaría en Turquía y tras pasar por Holanda, llegaría a España. Se trata de una operación «de tráfico internacional», cuyo desmantelamiento tuvo su origen en una investigación iniciada en Carballo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Una investigación iniciada en Carballo acaba con el mayor decomiso de heroína en España desde el 2017