carballo / la voz

Ayer por la mañana, rozando el mediodía, muchos jóvenes en Carballo emprendían camino a casa tras una noche intensa para despedir el año y dar la bienvenida a otro. Escenas habituales, que se repiten cada 1 de enero, y que de nuevo fueron el colofón a una noche muy intensa (en unos sitios más que en otros) en la que la juventud manda. Y algún año mandó bastante el frío, pero esta vez la temperatura fue más respetuosa y permitió disfrutar mejor de la zona en zonas clásicas como los Baños Vellos. Y, para clásicos, restaurantes con el tradicional lleno, ya sea para cenar, para las posteriores copas y baile, o ambas. Hay muchos (alguno de los de siempre esta vez cerró), entre ellos el Aldeola de Cerqueda, con mucha animación hasta muy tarde, como era de esperar. Ya es 2 de enero, y queda por tanto mucho menos para la siguiente cita.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Gran ambiente y mucha fiesta en la despedida del 2019