En marcha las obras de control y seguridad en el Monte Neme

Los concejales carballeses Luis Lamas, responsable de Obras e Servizos, y Juan Seoane, de Seguridade, las inspeccionaron para comprobar cómo se desarrollan


Carballo / La Voz

Como había anunciado la Consellería de Industria, las obras de seguridad y restricción de accesos del Mote Neme están en marcha. Los concejales carballeses Luis Lamas, responsable de Obras e Servizos, y Juan Seoane, de Seguridade, las inspeccionaron para comprobar cómo se desarrollan. Este enclave, muy visitado (con los consiguientes riesgos) por sus espectaculares vistas y balsas coloridas, pertenece en parte a Carballo y en parte a Malpica.

Los operarios están colocando vallas de dos metros en un amplio perímetro (más de kilómetro y medio), además de carteles informativos y grandes piedras que dificultan los accesos. También se habilitará una balsa de decantación.

El Concello califica de «parche» las medidas en Monte Neme

El concejal Luis Lamas desconoce el proyecto de la Xunta, y echa en falta el plan integral de recuperación

Las visitas a las pequeñas lagunas artificiales de Monte Neme, las populares balsas, tan frecuentes en los últimos meses, van a ser más complicadas a partir de ahora, tras las medidas adoptada por la Consellería de Industria, en un doble sentido: dificultar o impedir el acceso a las zona peligrosas, y asegurar aquellas sobre las que existe cierta inseguridad, como algunos taludes. Unas medidas que el edil carballés Luis Lamas calificó ayer en Radio Voz de «parche», y no por estar en desacuerdo con ellas (el Concello de Carballo ha demandado en reiteradas ocasiones la adopción de actuaciones en este entorno que comparte con Malpica), sino por considerarlas insuficientes.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

En marcha las obras de control y seguridad en el Monte Neme