La corporación de Carballo quiere que se arregle la avenida de Fisterra

La iniciativa del PP tuvo la enmienda del BNG de instar a la Xunta a un convenio


carballo / la voz

Todos los concejales de Carballo están de acuerdo en que la avenida de Fisterra necesita una reforma importante, sobre todo en aceras y en servicios. Así lo planteó el PP, con una moción en la que se pedía al Concello que reurbanice de manera integral esa vía, adecuándola a las necesidades de los vecinos, «dado el riesgo que supone para los ciudadanos». Y también solicitaba que se mejore y repare la red de saneamiento «de forma urgente, de cara a prevenir futuros problemas de mayor calado y más costosos».

El PP destacaba en su texto que «el estado de las aceras es lamentable», con desniveles y socavones, además de dificultades a la hora de pasar con silla de ruedas, o caminando sin más. Sobre el saneamiento, los populares señalan que es necesaria su sustitución, ya que con lluvias hay atascos y se inundan los sótanos y los bajos. El edil José Antonio Domínguez recordó que ya el presidente de la asociación de vecinos de la zona, en enero de este año, presentó un escrito en el Concello pidiendo esa mejora. El gobierno local le respondió que comparte esa necesidad, pero la titular es la Xunta. La Consellería, más tarde, le envió un escrito señalando que tanto las aceras como el saneamiento es municipal. Los populares señalan que se trata de unas de las vías principales de acceso a Carballo, punto de conexión con otros municipios, con elevado tráfico.

Este punto fue el más debatido, con diferencia, en una sesión que duró hora y media. Y salió adelante, pero porque el PP aceptó la enmienda del BNG, que incluye esta petición: «Instar á Xunta a asinar un convenio de colaboración co Concello para acometer a reurbanización integral da AC-552 ao seu paso polo núcleo urbano de Carballo. Unha vez rematadas, o Concello comprométese a asumir a titularidade dos treitos da travesía que se leven a cabo as actuacións de reurbanización».

Andrés Eirís, de Terra Galega, ya anunció que votaría a favor. Y recordó que su grupo ya propuso en su momento aplicar el superávit del 2017 a arreglar las tuberías de fibrocemento, entre ellas las de esa zona, o que una de las empresas que optaban a gestionar el ciclo integral del agua llevaba actuaciones para esa calle.

María Carmen Vila, del PSOE, pidió coordinación entre Xunta y Concello. Recordó que en el tramo final se va a ejecutar una mejora amplia con carril bici, y tal vez se podrían incluir otras hacia el centro.

El alcalde, Evencio Ferrero, recordó que en la travesía de la AC-552 se firmaron dos convenios con la Xunta, uno en la etapa de Varela Rey, a finales del 2002, y otro ya con él de regidor, en el 2003. Fruto de esos convenios la calle principal quedó configurada tal y como está ahora, «e ao Concello de Carballo custoulle 0 euros, pagou integramente a Xunta, e a cambio o Concello asumiu a súa titularidade». Citó además que la Xunta ha firmado convenios, algunos muy recientes, con concellos del entorno, en los que la Administración autonómica asume íntegramente el coste de la reforma de sus travesías urbanas. Por ello, pide «un trato semellante». Y además han pedido una entrevista con el director de la Axencia de Infraestruturas para trasladarle que incluso el Concello puede asumir una parte del gasto. Pero el problema -añadió- no está tanto en el dinero como en las competencias. Puso como ejemplo que, cuando se reforma alguna acera de la AC-552, es preceptivo el permiso de la Xunta. Coincidió, en todo caso, en que el estado de las aceras es «calamitoso», y que algo hay que hacer, y siempre con un trato de la Administración autonómica «parecido a outros concellos».

Lorenzo solicitó que ya se incluya una partida en los presupuestos del 2020, pero eso no va a poder ser, rebatió Ferrero, porque ya están cerrado y además habría que ver el proyecto y hablar con la Xunta. En todo caso, todos los grupos quieren que se arregle ese tramo.

NUEVA CONCEJALA DEL PP. La sesión del lunes también sirvió para la toma de posesión de María Beatriz Neira Varela, nueva edila del PP. Sustituye a Ricardo Vilas, que era el número 6 y a su vez había entrado en la corporación tras las renuncias de Aurelio Núñez y Marga Varela (el otro que entró al correr la lista) fue Rubén Lorenzo. Beatriz, nacida en 1970, es natural de Lema y autónoma agraria. En su toma de posesión fue arropada por familiares, amigos y compañeros del PP. En las intervenciones, representantes de todos los grupos le dieron la bienvenida. El primero en hacerlo, el alcalde.

La ordenanza contra la contaminación acústica, adelante

 

 

La ordenanza contra la contaminación acústica salió adelante con muy poco debate. Lejos quedan los tiempos en los que cualquier ordenanza (en un mandato no salen adelante más de tres, si se llega a esa cifra) provocaban encendidos debates en los plenos de Carballo, incluso cuando eran sobre temas aparentemente menores (políticamente), más administrativos que otra cosa. Tal vez influyera que entonces el BNG no tenía mayoría, o que la oposición era más combativa. En este caso, a su favor, hay que decir que todos están de acuerdo en poner en marcha medidas de control de ruidos excesivos, y además el texto es idéntico, en buena parte, al de otras Administraciones. Ni siquiera hubo alegaciones de los grupos, salvo una de policías, pero muy técnicas. Ahora se abrirá otro período.

Eirís, de TeGa, la valoró muy positivamente (aunque anunció su abstención), y espera que no se quede en nada, «decorativa», y que haya personal y medios para asegurar que se cumpla. De esas otras que cita aludió a las de control de limpieza y animales.

Vila, del PSOE, coincidió: «As normas están moi ben, pero son de obrigado cumprimento», llamando la atención sobre la necesidad de que actúe la policía. También echa de menos que no se diferencie la zona urbana de la rural, no vaya a ser que algún urbanita se queje de que los gallos canten de madrugada (lo dijo medio en broma, pero ha pasado en otros lugares). Cree que una localidad de 20.000 habitantes es merecedora de sobra de una normativa de este tipo. Desde el PP también señalaron que son muchos los concellos que tienen esta normativa. Al final, 18 votos a favor y dos abstenciones.

Otros acuerdos

 

Cambios urbanísticos. Por una parte, hubo que votar algunas modificaciones urbanísticas que afectan, por una parte, a cuatro ámbitos: Loenzo de Abaixo, en Bértoa (variar el trazado de un vial, eliminando la parte final, porque afecta a una vivienda nueva con licencia); la corrección de un error cartográfico para desplazar unos metros un vial; un cambio en Vilela, junto a la iglesia, para crear un espacio público que sirva de plaza y aparcamiento circunstancial (con cesión posterior al Concello), y una vía de acceso al cementerio de Berdillo. El más incisivo en este punto fue José Bello Pallas, de TeGa, pero solo por lo de Loenzo de Abaixo, que calificó de «barbaridade», creando un callejón sin salida, y criticando esas «xenialidades do urbanismo» del Concello. TeGa votó en contra por este punto, aunque estaba a favor de todos los demás. El PSOE preguntó por las alegaciones en Berdillo, y Milagros Lantes dijo que se tuvieron en cuenta. Los otros tres grupos votaron a favor.

En cuanto al plan parcial para la ampliación de Calvo, hubo unanimidad.

Violencia machista. Como todos los años, el pleno comenzó con la lectura de la declaración institucional del Concello en contra de la violencia contra las mujeres y niñas, y la solidaridad con las víctimas, guardando un minuto de silencio. Casi todos los concejales llevaban camisetas negras facilitadas por el gobierno local. Hubo unanimidad, pero Eirís criticó algunos aspectos de lo que, a su entender, son situaciones injustas para las mujeres en el Concello. Vila le dijo que, esas declaraciones, mejor en otro momento.

Mural. Todos los grupos realizaron varios ruegos y preguntas. Andrés Eirís realizó una sobre el mural pintado junto a la iglesia, y quiso poner en alto las declaraciones que el autor, Miguel Anxo Calvo (además, miembro de la lista del BNG), había hecho en una entrevista en Radio Voz. Pero el alcalde no lo permitió, ya que las preguntas deben ser por escrito. En todo caso, quería saber si es habitual pagar trabajos aumentan el importe de facturas que se le emiten al Concello, o qué criterio se sigue a la hora de prestar pinturas y andamios con cargo al presupuesto público, y si hay que ser «afín ao BNG». Xosé Regueira señaló que la pintura de los murales de arte urbano, una vez quedan abiertos, se prestan para murales en edificios o espacios públicos, algo que se hizo en el Fogar, el Bergantiños, el Alfredo Brañas y otros puntos. En este caso, señaló que a la parroquia no se le pagaba el trabajo, pero sí se prestaba la pintura como se ha hecho en otras circunstancias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La corporación de Carballo quiere que se arregle la avenida de Fisterra