Carballo / La Voz

Nunca un encuentro de médicos fue tan emotivo, didáctico, familiar y entrañable como el celebrado en el Pazo da Cultura de Carballo. Fue, sin duda, todo un acierto de Juan Carlos Díaz del Valle y de Álex Ávila, los impulsores de la iniciativa. Lejos de las grandes cifras, los logros y los retos de la ciencia y los discursos grandilocuentes, el de ayer fue un encuentro en el que prevaleció lo humano, las vivencias personales, el ensalzar «o noso» y «as emocións» como dijo el presidente del Colexio Oficial de Médicos da Coruña, Luciano Vidán. Un enarbolar la bandera de Carballo, «a carballesía», como se refirió Álex Ávila ante medio centenar de facultativos.

Participaron como ponentes Jesús Herranz González-Botas (otorrino), María José García Antelo (neuróloga), Gloria Fraga Rodríguez (nefróloga pediátrica) y José Pablo Miramontes González (internista especialista en riesgo vascular). Los cuatro, incluso, algunos más, como el propio Luciano Vidán, o el pediatra Alfonso Solar, hicieron una defensa a ultranza del papel que jugaron, y juegan, los médicos Bergantiñáns en la historia reciente de la sanidad gallega. Pro Alfonso Solar Boga fue más allá y alabó el carácter humano de los carballeses: «Un panadero de Carballo vendía pan en la feira de mi pueblo [Padrón] y cuando murió se fletó un autobús para ir a su entierro. Cuando eso ocurre es que esa persona ha sido buena y en Carballo hay gente muy buena». Pero esa «carballesía», de la que hizo gala Álex Ávila, tuvo su continuidad en los testimonios de los cuatro ponentes.

José Pablo Miramontes González tiene 40 años y es internista. «Soy de Carballo, me siento de Carballo y defiendo Carballo. Tenemos Conservas Calvo, el polígono de Bértoa... Me siento muy orgulloso de todo lo que representa Carballo». Y añadió: «En mi caso, sigo censado en Carballo, voto en Carballo y hasta el impuesto de circulación de mi coche lo tengo dado de alta en Carballo».

Ampliar la base

Jesús Herranz González-Botas tiene 63 años y es otorrino. Vivió en Carballo desde los cuatro años y su familia llegó a la capital de Bergantiños «en el año 1904». En su caso, recordó el Carballo «de los 60 y 70, los jardines de la praza do Concello, las antiguas escuelas, y los domingos de feria». Sobre el nivel de sistema sanitario en la Costa da Morte, el facultativo considera que ha mejorado mucho en los últimos años, aunque también habló de la necesidad de «ampliar la base». Es decir, potenciar «la medicina en la atención primaria» con más medios para «reducir la carga de trabajo» de los facultativos y dedicar más tiempo a cada paciente. Gloria María Fraga Rodríguez es carballesa y lleva desde 1991 ejerciendo de nefróloga pediátrica en Barcelona. En concreto, en el hospital de Sant Pau y en el Vall d’?Hebrón.

«Aínda que traballo fóra nunca perdín o contacto con Carballo. Aquí viven a miña nai, Celsa, e os meus irmáns, Francisco, Xosé Ramón e Xan. Cada dous meses veño a Carballo. Teño incorporada, como todos os galegos supoño, a morriña». Cree que la sanidad en la comarca ha mejorado «moito nos últimos anos» y en la actualidad se encuentra en niveles similares al «doutras comarcas de Galicia e mesmo de Cataluña». Por su parte, la coristanquesa (Segufe-Seavia), María José García Antelo, considera que el grado de coordinación entre «os centros de referencia e os centros de saúde e os PAC da comarca mellorou moito». Y añadió: «Todo é susceptible de mellora, pero o certo é que hai un maior grao de coordinación a todos os niveis». Su arraigo con la comarca es más que evidente y presume de ello: «Son sobriña de Asunción Antelo». Toda una declaración de intenciones.

 Tributo a Eduardo Mariño

Pero, sin duda, el momento más emotivo de la mañana se vivió con el homenaje al doctor Eduardo Mariño Iglesias. Su hija, Mónica, recibió varios premios, entre ellos, el expediente completo que figuraba en el Colexio Oficial de Médicos da Coruña. Entre los asistentes a este Encontro Médico de Bergantiños estuvieron el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña; el gerente del Chuac, Luis Verde; y el alcalde de Carballo, Evencio Ferrero, quien, por cierto, garantizó la continuidad de esta iniciativa para próximas ediciones. De hecho, la organización ya trabaja en los dos próximos homenajeados y dos son los nombres que se barajan: los doctores Antonio Lado Fernández, médico de Oza, y Jesús Rodríguez Carballo, de Rus.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Medio centenar de médicos enarbolan en el Pazo la bandera de la «carballesía»