Calvo hace crecer el suelo industrial en Carballo al margen del polígono

La superficie para la ampliación es tan grande como el parque empresarial de Buño

S. G.
carballo / la voz

El suelo industrial disponible en Carballo está a punto de aumentar en 32.000 metros cuadrados. Este es el ámbito de la ampliación para la que Calvo Conservas ha solicitado la recalificación con un plan parcial. El terreno es tan grande como el parque empresarial de Buño, que está sin estrenar. Calvo tiene necesidad de más espacio para desarrollar su actividad, un problema que comparten con otras empresas que se encuentran fuera del polígono original y su ampliación, donde las posibilidades de compra son ya muy limitadas.

El PXOM recoge como suelo urbanizable industrial las superficies en las que ya existía una actividad económica de este tipo. En la mayor parte de los casos, la superficie en el plano coincide con la real, por lo que las posibilidades de crecimiento son muy escasas. Esta situación se da desde hace ya años y no solo en Carballo. Compañías como Placasa dejaron hace tiempo su emplazamiento original para poder tener más terreno y para ello tuvieron que trasladarse al polígono. En otros casos han tenido que repartir las sedes. Legumbres Morgade se queda en el casco urbano de A Laracha, pero abre nueva instalación en Bértoa.

La tramitación del plan parcial de Calvo acaba de cerrar el plazo de alegaciones. El aumento de la superficie viene marcado por la necesidad de más almacenamiento, sobre todo de congelados.

Imprescindible

La buena gestión del suelo industrial es una necesidad imperiosa en la Costa da Morte. El desarrollo de los polígonos del Prestige es desigual, sobre todo a causa de las diferencias de precio de las fincas. Además, algunas empresas de gran porte, como Calvo, necesitan ampliar su base de operaciones en áreas industrializadas al margen de los parques. Del desarrollo del suelo dependen los puestos de trabajo y el futuro de la comarca. Es algo con lo que no se puede jugar.

Seguir leyendo

En Bértoa se agota el sitio disponible

La segunda fase del polígono de Bértoa se agota: quedan solo 22 parcelas disponibles, entre 32,99 y 45,97 euros el metro cuadrado, con la bonificación del 50 % que aplica la Xunta. El nuevo parque goza de buena salud, pero también la primera fase, con movimientos constantes de alquiler o venta de naves, según confirmó ayer el gerente de la comunidad de empresarios, Pablo Rodríguez. También con movimientos de uno a otro, ampliaciones o construcciones. El grupo AD Regueira, por ejemplo, pasa a la segunda fase. Placasa posee una parcela en esa zona y tiene en marcha un estudio de detalle para ordenar volúmenes, ajustar rasantes y ordenar suelo no edificado. Un concesionario de coches lleva meses con una nave en construcción, y otros dos llegarán en breve, con matrices en Val do Dubra y A Laracha. Empresas como Nova Kemio o Sector Verde han ampliado gracias al nuevo sector. La unión entre uno y otro es una realidad, de ahí la necesidad de llevar una gestión conjunta por parte de la comunidad de empresarios, lo que dará más prestaciones a todas las compañías ya establecidas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Calvo hace crecer el suelo industrial en Carballo al margen del polígono