Carballo / La voz

Valoraciones diversas dejó la décimo cuarta edición de Berocasión en Carballo. A algunos no les fue nada mal en cuanto a volumen de ventas; mientras, otros registraron cifras algo inferiores a las de la última edición (siempre en espera de los tratos que puedan saldarse en las próximas semanas). Sin embargo, si en algo coincidieron los empresarios consultados fue en un factor: una bajada significativa en el volumen de público. Una agenda festiva muy completa y el buen tiempo sin duda restaron afluencia, aunque, tal y como recalcaba ayer Juan Lema, de Talleres J. Lema, «a xente que veu, dende logo veu interesada: buscando».

Cuatro, cinco, siete... Las cifras de coches vendidos a lo largo de la feria se mueven más o menos en ese abanico, si bien «a influencia de Berocasión dura dous meses», cree Lema, con lo cual el balance final habría que hacerlo más adelante. «Se aínda temos dúbidas para mercar unha camisa, para canto máis un coche. A xente pénsao, consúltao, e despois vén», añade desde J. Lema.

Quince expositores, entre concesionarios y establecimientos de compra-venta, expusieron cerca de medio millar de vehículos estos tres días de diez de la mañana a diez de la noche (a excepción del viernes). Un horario que podría prolongarse incluso más si el área estuviese bien iluminada por la noche. «De noite non se ve nada. De feito, as farolas que hai iluminan cara o lado contrario», explica Fernando Vázquez, vendedor de Rebalcars. Esa penumbra resta potencial y aleja a ese público «que tería vido despois da praia», consideran.

Una organización algo precipitada tampoco propició que la feria fuese «publicitada» fuera de Carballo, a juicio de Óscar Deus, responsable de Chacar. «A xente de aquí xa coñece esta feira, pero en quince días non dá marxe a darlle publicidade por fóra», asegura, y atraer a ese público provincial, e incluso de otros puntos de Galicia, que suele acudir con afán inversor.

Algunos empresarios se encontraron, asimismo, con una desagradable sorpresa el viernes por la mañana, cuando se disponían a colocar los automóviles en los espacios que les habían sido asignados: había coches de particulares todavía aparcados en la zona. «Vese que non se colocaron con tempo suficiente os sinais que informaban de que non se podería aparcar e tívose que andar informando aos propietarios para que os retirasen. A grúa funcionou toda a mañá, como quen di», dicen desde Rebalcars. Precisamente Óscar Deus, de Chacar, fue uno de los afectados: «Retrasounos bastante, a verdade».

Más allá de la impredecible meteorología, hay retos a los que el sector deberá hacer frente de cara a la próxima campaña, y no solo para que Berocasión mantenga su liderato comarcal, sino para que Carballo siga siendo epicentro del automóvil.

«Ao ter coches económicos, tivemos moi boas vendas»

Siete vehículos tenía Óscar Deus despachados el domingo a media tarde. «Non me podo queixar», decía el responsable de Chacar: «Quizais ao ter coches bastante económicos a xente anímase máis». Buena parte de su oferta se movió entre los 8.000 y 9.000 euros, precios bastante asequibles, dada la calidad expuesta. El viernes cerró 3; el sábado, 2 y el domingo, otros 2. «Arranquei moi ben o primeiro día. O sábado houbo algo menos de xente e o domingo recuperou», puntualiza.

«A xente interesouse moito por turismos de alta gama»

Coches familiares o de alta gama fueron los más populares en el espacio de Rebalcars. «A xente interesouse moito por vehículos como os Clase A ou os Audi A4 S Line», comentaba en la tarde de ayer Fernando Vázquez. Entre 18.000 y 22.000 euros en ambos casos. Aún con algunas horas por delante habían apalabrado cinco coches y establecido contactos para posteriores visitas por el establecimiento. «Coñeces bastante xente que quere vir probalo ou ver outros modelos», añade.

Retenciones puntuales por la feria y los coches, que colapsaron el centro

Atravesar A Milagrosa en coche ayer a mediodía era un auténtico calvario. Sumando el bullicio habitual del mercado dominical al público que arrastró Berocasión, el casco urbano carballés se vio más lleno que de costumbre, y más aun teniendo en cuenta los cortes de circulación que se hicieron en determinadas calles para facilitar la exposición de vehículos. Se produjeron largas retenciones que llegaban desde la rotonda hasta casi la altura de los juzgados. Lentas caravanas de coches entre las que muchos viandantes imprudentes no dudaban en colarse para cruzar de un lado a otro de la vía y evitarse caminar hacia el paso de peatones más cercano. A juzgar por la peligrosidad de este tipo de imprudencias, pues por la zona pasan también autobuses y camiones, quizá cabría plantearse la posibilidad de hacer algún tipo de vallado a lo largo de los puestos del mercadillo. O trasladarlos por completo hacia una zona por la que no haya tráfico rodado, para así preservar la integridad de los viandantes y descongestionar el tráfico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Berocasión se despide con retos ya fijados para la próxima edición