Una dedicatoria emocionada a los padres y al resto de la familia


Con la voz quebrada, Ferrero dedicó el bastón de mando a sus padres, «por terme criado e educado no respecto aos demais». Recordó a su familia, «que me teñen que aguantar», y a sus miembros más jóvenes, Lola, Antón y Adela. «Este bastón de mando simboliza o poder municipal, o poder democrático», dijo, agradeciendo el apoyo a los ciudadanos, al conjunto de la militancia y al grupo municipal, un equipo que, expresó, deberá anteponer siempre «o interese xeral do noso pobo» por encima de «calquera lexítima aspiración persoal».

Dio Ferrero la bienvenida a los nuevos integrantes de la corporación y felicitó a los que repiten. Se definió «alcalde de todos os carballeses e carballesas» y pidió ser «realistas e esixentes». Convendría una reforma del marco legislativo, «que faga posible que os Concellos que temos capacidade de xerar máis ingresos teñamos tamén máis posibilidades de afrontar novos retos». Pidió de otras Administraciones «lealdade institucional», y la garantizó («pero non submisión»): «A circunvalación carballesa debe ser unha realidade próxima, Carballo precisa ampliar o polígono para acoller aos empresarios que queren iniciar a súa actividade...».

Tendió la mano, «aberta e sincera», al resto de grupos, pidió una oposición constructiva y llamó a huir del enfrentamiento estéril, valiéndose siempre del diálogo. Imposible será evitar las críticas, incluso los errores, de los que se disculpó, «pero non se equivoca quen nada fai». Llamó a construir, entre todos, «un Carballo vivo, activo e emprendedor».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una dedicatoria emocionada a los padres y al resto de la familia