Casi cien obras artísticas dan otro color a las calles de Carballo

Termina la 5ª edición del Rexenera Fest, de nuevo con invitados de relieve mundial


carballo / la voz

Terminó en Carballo la quinta edición del Rexenera Fest, el festival de arte urbano de aquel proyecto que comenzó (y se mantiene) con el intencionado nombre de Derrubando muros con pintura, pero que ha crecido tanto que ahora, además de mantener su función inicial de echar abajo el feísmo, los espacios muertos o desaprovechados, también es un foro de creación. Los Rexenera han traído a Carballo artistas de relieve internacional, con obras repartidas por todo el mundo, de Asia a América, de Nueva York a Londres, y desde luego han elevado el nivel del arte urbano en la localidad con los 30 trabajos en total que han realizado. Pero no hay que olvidar que hay otras muchas actuaciones anteriores, mayores o menores, y entre otras ellas suman unas 90. Son por tanto, casi un centenar de trabajos que han dado a Carballo otro color, otro punto de atracción muy potente para la cultura y para el turismo, que colocan a Carballo en el selecto top español de arte urbano. Así lo cree Xosé Regueira, edil responsable de toda esta obra, y lo mismo opina el artista ordense Sokram, que coordina todo el proceso.

Uno y otro señalan que la elección de este año ha sido particularmente heterogénea en técnicas, mensajes y estilos. Millo (de Italia: rúa Fábrica), Satr (China: avenida da Cristina), Pichiavo (Valencia: Luis Calvo), María Capdevila (Barcelona: avenida de Bergantiños), Lidia Cao (Ordes: Vila de Negreira), y Milu Correch (Argentina: Fórum) han aportado obras muy heterogéneas que en ningún caso pasan desapercibidas, sobre todo la de los valencianos, que han trabajado sobre la mayor superficie en plano único hasta el momento en Carballo. Satr llegaba a España por primera vez, «e quedou encantada», indica Regueira. El italiano Millo deja, como siempre, «unha mensaxe moi potente». En esta y en ediciones anteriores, lo que llama la atención de los expertos es que se trata de firmas muy consolidadas a nivel internacional, algo que se ha logrado en muy poco tiempo. Y que continuará.

Además del arte, y como dice Sokram, «isto dálle vida á rúa e ao pobo, e vén xente de moi lonxe a visitar Carballo».

Perspectiva

La perspectiva suele ser importante para admirar las obras de arte (o los paisajes), y en el caso de los murales de Carballo hay que echar mano de bastante (incluido el tiempo) para observarlos todos. Pero también es buena para echar la vista atrás, cuando todo esto empezaba. Tampoco hace tanto, aunque a veces lo parezca. Hubo algunas reticencias, o desconfianzas, e incluso palabras no precisamente complacientes en algún pleno. La apuesta salió bien, y eso que aún queda mucho por ver.

Seguir leyendo

En detalle

 

 

Inicio. Hay una fecha clave para el comienzo de la transformación pictórica de las calles de Carballo: diciembre del 2013, cuando Paula Fraile y Roberta Venanzi se subieron a un andamio frente a la rotonda de la Rúa do Sol y comenzaron a impregnar aquella pared de mucho verde, cierta esencia de carballo (planta) y algunas formas que aún trasladan a lo onírico. Fue el arranque de un cambio aún vivo y que, curiosamente, es el único mural que ha envejecido prematuramente, debido a un gran desconchado en la pared que ha mutilado, en forma de círculo, esa opera prima del arte urbano de Carballo. El edil Xosé Regueira asegura que se arreglará, y que lo harán sus dos autoras, pero para eso hay que esperar a que las dos puedan desplazarse hasta Carballo. Y en eso están.

Banco de paredes. Suena raro, pero así puede definirse el archivo de muros interesantes para que los artistas plasmen su obra. Lejos quedan los momentos en que costaba convencer a algún propietario: ahora ya llegan los ofrecimientos y hay alguno muy interesante. Tal vez en pocos años la avenida Vila de Negreira, por ejemplo, sea un bulevar de obras llamativas. Ya casi lo está siendo ahora, aunque aún son pocas (cuatro).

Interés. El plano de las obras que se puedan ver es el más demandado en la oficina de turismo, aunque también se puede hacer vía web, o con descarga. Con el paso del tiempo han aumentado los trabajos, pero también proporcionalmente, el interés para verlos y, de paso, caminar unos kilómetros por el casco urbano de Carballo. Incluso hay quien pasó en coche o autobús hacia Fisterra y, sorprendido de lo que veía, decidió hacer un viaje a propósito.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Casi cien obras artísticas dan otro color a las calles de Carballo