Cada bebé carballés perpetuará el linaje del carballo de Vilar de Francos

El Horto Escolar Municipal atesora desde hace meses los plantones de las bellotas del árbol catalogado


Carballo / la voz

Poco más de seis meses llevan los escolares de Carballo cuidando unos 170 robles, hijos todos ellos del carballo de Vilar de Francos, uno los ejemplares incluidos en el catálogo de Árbores Senlleiras de la consellería de Medio Ambiente. Los han regado y han cubierto la tierra con paja para evitar la proliferación de hierbas. A partir de enero, estos plantones quedarán ligados a la tasa de natalidad de la capital de Bergantiños. Cada bebé carballés del 2020 tendrá un ejemplar con su nombre y todos ellos juntos formarán la carballeira del futuro.

La poética metáfora se presentó ayer con motivo del Día do Medio Ambiente. El alcalde, Evencio Ferrero, y el concejal Lois Lamas, visitaron a los hijos del principal símbolo del municipio, en horas bajas después del daño que sufrió en agosto del pasado año al prácticamente partirse en dos.

La supervivencia del viejísimo carballo depende ahora de las actuaciones que permita la dirección xeral de Patrimonio Natural, pero sus hijos asegurarán su linaje y lo harán como Kevin, Lucía, Carlos o Mónica porque llevarán el nombre de cada uno de los nacidos el próximo año. Lo que les quedará a sus padres, de forma voluntaria, será escribir un libro, según la famosa frase del político y pensador cubano José Martí. El tema es libre.

La Deputación apoya lo natural con la Vía Verde de Cerceda y las Sendas dos Faros

La Deputación también se ha sumado al Día Mundial do Medio Ambiente y lo ha hecho recordando las medidas que ha impulsado en este ámbito. La Vía Verde, entre Cerceda y Santiago, aprovechando la vieja línea férrea es una de las iniciativas que ya han arrancado, pero también ha destacado su ayuda a las Sendas dos Faros. No menos importantes son los planes de apoyo a los proyectos de fomento de ahorro energético y las ayuda para la limpieza de playas, además de subvenciones para cuestiones medioambientales.

Escolares del Canosa-Rus han batallado a lo largo de todo el curso contra el cambio climático

Los escolares del colegio Canosa-Rus, de Coristanco, tienen muy claro que el mundo no puede seguir así. «É necesario un cambio xa», proclamaron ayer, en el punto álgido de la campaña que llevan a cabo contra el cambio climático, una lucha en la que han utilizado armas muy efectivas como la realización de objetos con materiales de desecho o incluso la fabricación de aerogeneradores.

Toda esta labor alcanzó su punto culminante en una pequeña manifestación con la que quisieron dar visibilidad a la preocupación que tienen los niños y niñas por el futuro del mundo, puesto que ellos son precisamente los más perjudicados. Así, se sumaron a la idea de Greta Thumber, la joven activista medioambiental.

Los escolares plantaron cara a la contaminación que pone en peligro el futuro de la tierra con representaciones de teatro, en el que el planeta aparece llorando porque se siente enfermo, pero también con la elaboración de decálogos medioambientales, la elaboración de objetos con materiales de desecho o incluso investigando el trabajo de las personas que luchan contra el desgaste del mundo o incluso con la creación de una empresa con la que financiar la excursión de fin de curso, entre otras cosas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cada bebé carballés perpetuará el linaje del carballo de Vilar de Francos