Carballo acogió en dos días lo que muchos concellos en varios meses

Día da Muiñeira, Feira Medieval, ruta de tapas Carballo por Etapas, Pequefeira, la ruleta del CCA, Día da Bicicleta... La capital de Bergantiños lo fue también estos días de la oferta social y cultural


Carballo / La Voz

«Cando estás fóra de Galicia e escoitas unha muiñeira, se pechas os ollos paréceche que estás na casa», contó ayer Irma Macías, vocalista de Luar na Lubre, durante el pregón que ofreció por el Día da Muiñeira que organiza cada año la asociación Nemeth, y que ayer llenó la Praza do Concello de Carballo de bailarines, músicos y numeroso público que se acercó a presenciar el espectáculo. Decenas de grupos tradicionales llegados de toda la comarca marcharon por las calles de la capital bergantiñana para, al final, reunirse en la plaza, ejecutar la pieza de baile más emblemática de Galicia y tomarse la merienda que les daba la entidad.

Pero es que, paralelamente, mientras en A Milagrosa se trasladaban siglos atrás en su tradicional Feira Medieval, en los bares despachaban los últimos pinchos del Carballo por Etapas. Y apenas unas horas antes una horda de ciclistas tomaba el casco urbano en una marcha deportiva coordinada por La Voz de Galicia, y en el CCA se recuperaban tras el exitazo de su primera ruleta de premios. Si Carballo es la capital de Bergantiños, estos días lo fue también de toda la Costa da Morte en lo referido a la oferta cultural, social y recreativa, que logró arrancar a más de uno de las playas y del sofocante calor que bañó a la comarca en los últimos días. Y sino, que se lo digan a la niña que esperó pacientemente a la cola para ser la primera en tirar de la ruleta del CCA y llevarse uno de los helados que repartían como premio. «Tiña tantas ganas que o alcalde, durante a inauguración da campaña, prometeulle que a invitaría a un xeado se non lle tocaba na ruleta», explicaba ayer Mari Carmen Freire, gerente de la entidad. Finalmente sí le tocó, y no uno, sino dos. Como también dos cenas le tocaron a otro caballero que quiso probar suerte con la diosa Fortuna: una en el Río Sil y otra en A de Pako. «Xa hai que saber tirar!», bromeaba Freire ayer. Tal era la cola para participar, que tuvieron que mantener abierta la ruleta tres cuartos de hora más de lo previsto: «Tiñamos entre 400 e 500 agasallos [experiencias, xeados, cuncas, camisetas etc.] e case acabamos con todo», añadía la gerente. El premio final de 300 euros le tocó a Encarna Balboa.

Pinchazo de dos de las tres campañas comerciales de este fin de semana

Si bien la campaña lanzada por el CCA, en la que se estrenaban con la fórmula de la ruleta, fue todo un éxito, según valoraban ayer desde la entidad, las otras dos iniciativas pincharon en cuanto a aceptación popular, tal y como relataban ayer sus protagonistas. «A primeira fin de semana do Carballo por Etapas foinos moi ben, pero esta foi malísima. Se na primeira acabamos as tapas, nesta sóbrannos por todos os lados», lamentaban ayer desde la pizzería Vesuvio, uno de los establecimientos participantes. No lo achacan a ningún motivo concreto, sino que más bien creen que ha sido un cúmulo de factores, como la ola de calor que llenó las playas.

Tampoco en O Burato 26, que se estrenaban en la iniciativa, estaban ayer muy satisfechos con los resultados. Tuvieron mucha afluencia el domingo electoral, «tamén porque coincidiu feira», expresaban desde el local, pero este último par de días fueron bastante más flojos. «Á xente xa se lle notaba que non quería tapa, quizais ao habelas xa a semana pasada», valoraban. Coincidían en el Mesón do Pulpo: «Este foi, quizais, o ano máis frouxo». En su caso, ni siquiera el fin de semana de elecciones fue demasiado satisfactorio: «O día máis forte adoita ser o primeiro venres, e coincidiu con tódolos mitins de peche de campaña», decían.

Un modelo caduco

A los empresarios de A Milagrosa les queda ahora mucha reflexión por hacer, puesto que su Feira Medieval no dio los resultados que esperaban. Si bien el volumen de público fue notorio (especialmente en la jornada de ayer), el consumo en los puestos no lo fue tanto. «As obras na avenida foron inoportunas, pero non creo que influísen demasiado, como tampouco a ruta de tapas. Pode ser que a xente estea cansada xa deste modelo», contaba ayer José Manuel Mancebo, de la asociación empresarial.

Pese al esfuerzo y a los obradoiros y demostraciones que trajeron -artesanas como «a palilleira Chus ou a oleira de Marila Artesanía» acudieron de forma desinteresada- la cita no caló lo suficiente, especialmente entre la gente joven: «A media de idade que se ve é de 40 para arriba».

Un hervidero

Carballo fue un hervidero todo el fin de semana. Los acontecimientos se sucedieron a ritmo vertiginoso. Hasta el punto de que, tal vez, a algunas personas se les puede hacer difícil seguir tan abrumadora oferta. Sin duda, las elecciones locales dejaron a mucha gente exhausta, lo que puede estar detrás de la falta de seguimiento de algunas ofertas comerciales. No obstante, la capital de Bergantiños rebosa vida.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Carballo acogió en dos días lo que muchos concellos en varios meses