El ambiente festivo reinó en toda la Costa da Morte

En algunos colegios electorales protestaron porque no había papeletas para los comicios europeos en la cabinas y en Carballo dos miembros de una de las mesas de la ludoteca dejaron solo a un compañero y la votación estuvo parada media hora


carballo / La Voz

Jornada de fiesta. Así han vivido muchos ciudadanos de la Costa da Morte ayer las elecciones. La tranquilidad y el buen ambiente reinó en general, al margen de alguna queja concreta. El malestar más común fue el vivido en mesas como la del instituto Alfredo Brañas de Carballo, donde se produjeron protestas porque solo había papeletas para los comicios europeos en una mesa y a la vista de todos. Consideraban algunos votantes que debería haberlas en las cabinas para mayor intimidad. También en A Cristina (Carballo) se molestaban por lo mismo: «Non hai cabina para as eleccións europeas, polo cal non está garantido o segredo do voto. Púxose unha reclamación por escrito na acta da mesa electoral e informouse aos interventores. O tumulto de xente pillando papeletas para as europeas á vista de todos era algo inaudito», señaló un lector. Lo mismo decían en el museo carballés y en Zas. «Aquí, na mesa de Romelle, as papeletas azuis das europeas están fóra, á vista. Non hai ningunha dentro da cabina», lamentaba José Antonio Touriñán. En Vimianzo rumoreaban que había «carreteo de votantes». Margarita Lamela, en Cee, llamó a la policía porque, en su opinión, apoderados del PP y de IxCee influían en los votantes al colocarse junto a las cabinas. Y denunció «carretadas» de electores en Lires y Pereiriña.

Más quebraderos de cabeza originaron dos miembros de una mesa de la ludoteca de Carballo. Se fueron a comer y dejaron solo al tercer compañero. Cuando Mari Carmen Vila, la candidata del PSOE, pasó por el local se echó las manos a la cabeza y dio cuenta de la situación a la Administración. Un apoderado del PP ayudaba al solícito vocal. Antes, al parecer, lo había hecho el de otro partido. Se impidió de inmediato la votación más de media hora. Al parecer, el presidente, que era el segundo suplente, no estaba al tanto de que solo un miembro de la mesa podía abandonar su función. Las formaciones políticas decidieron no presentar reclamación al ver que no había mala fe en el acto.

La jornada electoral coincidió en la capital de Bergantiños con el Carballo por etapas. Así, en las calles céntricas había un gran ambiente. En las terrazas de cafeterías y bares gozaban de las raciones entre comentarios alusivos a la jornada. Una vecina de Berdillo espera que en el nuevo mandato se le dé más atención al rural y otro elector manifestaba su preocupación por el devenir de Europa. En muchos colegios acudían familias enteras, incluidos los bebés. Hubo fiesta para todos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El ambiente festivo reinó en toda la Costa da Morte