«Es una locura, pero muchos se enganchan por traerlos aquí»

El Pequebasket y el torneo de ajedrez llenaron Carballo de visitantes de muy distintos puntos


carballo / la voz

Yago muestra tres dedos pequeñitos cuando se le pregunta por su edad. No responde a más preguntas porque en unos instantes saldrá a jugar y solo está pendiente de lo que ocurre en la pista. Cuando Pablo Moreira, su entrenador, le indica que es el momento ocupa su lugar y comienza el partido. Están en la cancha central, pero hay otras cuatro alrededor, todas ellas llenas de niños y niñas, más de medio millar venidos de lugares tan lejanos como Sarria o Viveiro.

Desde Ferrol, el BBCA es la séptima vez que acude al Pequebasket carballés, esta vez con cuatro equipos, 25 escolares encantados de estar a pie de pista, dando cuenta de la comida facilitada por la organización. Carlos Cotovad, uno de los entrenadores, reconoce que la jornada es dura para los adultos, pero que los niños «lo pasan de coña». Pero lo más importante es que el Pequebasket genera afición por el deporte. «Muchos se enganchan por traerlos aquí», dice.

La organización funcionó de maravilla, a base de esforzados voluntarios y muy buen ambiente, pero se echan de menos actividades que generen una mayor convivencia entre los distintos equipos.

Ajedrecistas de varios puntos de Galicia

El Espazo Xoven de Carballo se llenó este viernes de ajedrecistas procedentes de varios puntos de Galicia (y de todas las edades y niveles, incluidos dos grandes maestros) para disputar un muy reñido torneo de rápidas, el cuarto torneo de ajedrez Luis Calvo-Día das Letras. Una cita del 17 de mayo que va a más, porque había 112 participantes, casi el doble que el año pasado. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Es una locura, pero muchos se enganchan por traerlos aquí»