Oleada de solidaridad en Carballo

El Punta del Este se llenó hasta los topes para acoger la cena anual contra el cáncer


Carballo / La Voz

Fueron 530 las personas que el sábado por la noche se sentaron a la mesa del Punta del Este en la cena contra el cáncer, pero bien podrían haber sido 800, o incluso más, si el hotel carballés no tuviese límite de aforo. Y es que la junta local de la Asociación Española contra el Cáncer ventiló en solo dos días el medio millar de entradas: «Se quedó muchísima gente fuera», resaltaba ayer la presidenta, Ana Casais.

La solidaridad se impuso en una cita que ya se ha ganado su lugar en la agenda social de la localidad. Hizo falta, de hecho, una buena mesa de más de 40 plazas para acoger a los miembros de la parroquia que quisieron sumarse a la iniciativa. También en pleno se presentó la corporación local, que compartió espacio dejando de lado sus colores políticos y el fuego propio de la precampaña. «Aquí se olvidan las ideas políticas, porque hay una idea que prevalece sobre todas ellas: la intención de colaborar a la causa y ayudar a la investigación contra el cáncer», indicaba ayer Casais.

Maratoniana noche

Hasta las cuatro de la mañana se prolongó la fiesta. Muy bien valorada estuvo la comida, como cada año, pero también gozó de especial aceptación del DJ, recomendado por el propio hotel, que sacudió con animada música los cuerpos de los asistentes. Aunque eso fue después del reparto de ni más ni menos que 1.400 regalos donados por los establecimientos colaboradores. «Hubo una muy buena venta de rifas y todo el mundo se llevó regalo, porque cada cinco euros de rifas había un obsequio asegurado. Todos se quedaron encantados, porque además las empresas se volcaron y cedieron productos muy buenos», recogía ayer la presidenta.

Carballo es, a juicio de Ana Casais, «un pueblo muy solidario», y prueba de ello son las personas que pagaron su entrada para la denominada «mesa cero», esto es, que abonaron el importe de la cena, aun no asistiendo a ella. «Una chica me decía que esto ahora tendrá que ser como la lotería de Navidad, que habrá que comprar las entradas con tres meses de antelación», bromeaba ayer Casais.

Lo cierto es que, junto con la andaina solidaria, esta cena es una de las ocasiones en las que más dinero se logra recaudar para la causa. Un pequeño esfuerzo que reporta año a año grandes resultados, aunque el empeño y la imaginación de la junta local no decaen: «Mientras yo esté y se pueda se seguirán haciendo este tipo de cosas. La solidaridad es una adicción, pero de las buenas, y no hay que dejar de aportar», concluía la presidenta satisfecha tras la jornada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Oleada de solidaridad en Carballo