Cafés A Cafeteira, de Carballo, se integra en el grupo asturiano Oquendo, pero mantiene la marca

A Cafeteira es una marca directamente ligada a la memoria de al menos tres generaciones de carballeses


Carballo / La Voz

La empresa Cafés A Cafeteira, de Carballo, se ha incorporado recientemente al grupo de Cafés Oquendo, con sede en Llanera, Asturias, al sur y a poca distancia de Avilés y Gijón, y con una amplia distribución en todo el territorio español, pero también con amplia expansión internacional. Según explica en la web, tiene distribuidores en 24 países de Europa, Asia, África y América.

De esa red formará parte ahora A Cafeteira, una marca directamente ligada a la memoria de al menos tres generaciones de carballeses, desde que se puso en marcha su primera planta en la rúa do Sol, en un primer momento como A Cafeteira Moura. Con los años se ha ido fijando la marca más en lo primero que en lo segundo (la Moura ha desaparecido, salvo en el recuerdo).

No es solo una empresa conocida en la capital de Bergantiños, sino que tiene clientela de hostelería en toda la Costa da Morte, de Fisterra hasta A Laracha. Precisamente ayer estuvo casi en ambos extremos (por el oeste, en Cee) su actual responsable, Paulo Facal Fraga, de 39 años, nieto del fundador, José Facal Muñiz, que puso en marcha la empresa a finales de los 50 o principios de los 60, en una fecha que no está clara del todo, porque paralelamente tenía otros proyectos en marcha, pero sí fue en esa época. De la rúa do Sol, la empresa pasó a la zona de O Bosque a finales de los ochenta, y hasta hoy. Los tiempos han cambiado mucho desde entonces, también en el sector, y ahora toca ligarse a una de las principales compañías cafeteras de España. «A cualquier momento, en cualquier lugar», era el lema de sus anuncios a principios de los 90.

Facal explica que la marca A Cafeteira se mantiene, que nada cambia, pero ahora sí habrá más variedad de producto. «Imos seguir facendo o mesmo e movéndonos o mesmo», explicaba ayer, sabedor de que este movimiento mercantil ha generado mucho interés sobre todo entre los clientes.

Proceso complejo

Hace ya 26 años, el padre de Paulo, José Manuel, abría las instalaciones de la fábrica a La Voz para detallar todo el proceso de elaboración y venta del café, desde la compra del grano a proveedores de Colombia, Camerún y Brasil, la mayor parte natural, pero también torrefacto. En la mezcla, y desde luego en la calidad de la materia prima, estaba el éxito del producto final, pero también depende del gusto de los clientes o su destino: no es lo mismo a un supermercado que a una empresa hostelera. Esas son cosas que no cambian, lo mismo que la competencia, que siempre ha habido. La internacionalización y el poder de las multinacionales sí han provocado mutaciones importantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Cafés A Cafeteira, de Carballo, se integra en el grupo asturiano Oquendo, pero mantiene la marca