Carballo / La Voz

El Escola Lubiáns Calvo figura entre los ocho mejores elencos del norte de España para disputar la OK Bronce. Es la primera vez en los 36 años de historia del club, que el cuadro carballés disputa una fase de ascenso a la división de plata del hockey nacional.

A los de Jorge Lamas López, Cholo, les valía el empate para clasificarse, tras el triunfo logrado el sábado por el Compostela. El Carballo Calero registró una muy buena entrada. Una pancarta presagiaba lo que sucedería después: «Coristanco para patacas e Ordes para os grelos. Para xogadores de hóckey os que no Lubiáns temos».

Enfrente, un rival que cuajó un gran partido. El Dominicos B plantó cara. Y no solo eso, sino que lo hizo con gente joven y después de disputar un encuentro aplazado en Santiago, que había comenzado a las once de la mañana. De hecho, los de Pablo Togores llegaron justo al pabellón Carballo Calero para colocarse los patines y los guantes y ponerse a jugar.

El duelo empezó vibrante. No habían transcurrido ni dos minutos y los locales ya vencían por 2-0 gracias a sendos remates certeros de Manu y Nando. El preparador visitante se vio obligado a pedir tiempo muerto y pegar un par de gritos para que sus jugadores se pusieran las pilas.

Y vaya si lo hicieron. Apretaron al rival, empezaron a trenzar jugadas y a merodear la portería local. Incluso con uno menos en pista durante dos minutos por exclusión de Carlos, el Dominicos B no le perdió la cara al partido. Pero enfrente había un rival que cada vez que pisaba área era sinónimo de peligro. El guardameta visitante tenía mucho trabajo. Poco a poco, el partido se fue equilibrando hasta que, con algo de fortuna, Nando (min 10) establecía el 3-0. Lanzó desde una banda, la bola se coló por debajo de las piernas del cancerbero y entró en la portería tras pegar en el poste. Tal vez demasiado premio para los méritos de unos y de otros.

Cuatro goles más

El partido entró de nuevo en una fase de control hasta que, en dos minutos (19 y 20), Fabi y Marcos ponían el 5-0 para el Lubiáns. Restaban cinco minutos para el descanso y el Carballo Calero era una fiesta. Pero el Dominicos B no se dio por vencido e Íñigo, de falta directa, y Juan recortaban diferencias. Con 5-2 se llegó al descanso.

La segunda parte fue de control absoluto del Escola Lubiáns, que dominaba a placer a un Dominicos B que apenas inquietaba la portería local. Fabián (min 35) establecía el 6-2, y Marcos, en el minuto 49, hacía el 7-2 definitivo. Al acabar el choque, el pabellón Carballo Calero estalló de alegría. Tocaba celebración por todo lo alto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Escola Lubiáns logra la proeza