La población extranjera en la Costa da Morte vuelve a crecer tras años de descensos

Hay 1.736 empadronados, la gran mayoría residentes en Carballo, con 570

Luciana Bier, a la izquierda, es brasileña y tiene un bar en Paiosaco
Luciana Bier, a la izquierda, es brasileña y tiene un bar en Paiosaco

carballo / la voz

El número de residentes extranjeros en Bergantiños, Soneira y Fisterra, además de Cerceda, vuelve a crecer, tras cuatro años de caídas. O más, porque en uno de los ejercicios hubo un alza que rompió, sobre el papel, una tendencia que se arrastra desde hace casi diez años. En el 2008, cuando la crisis aún empezaba, la comarca sumaba algo más de dos mil personas foráneas. Ahora son 1.736, frente a las 1.659 del año anterior. Un cambio de ciclo que habrá que ver si se consolida. Como siempre, Carballo aglutina la mayor cantidad, con 570 extranjeros censados.

El padrón es el criterio que sigue el Instituto Nacional de Estadística, y es oficial a todos los efectos, aunque existen muchos casos de residentes extranjeros que no están dados de alta. Y al contrario: algunos que siguen figurando como tales y hace tiempo que se fueron, por eso es común que los concellos activen bajas de oficio y las publique en el Boletín Oficial da Provincia.

Cada municipio tiene sus peculiaridades, pero llama la atención la elevada presencia de brasileños. En Carballo hay 54, los mismos que uruguayos, nacionalidad que lleva muchos años liderando la tabla. Y también los portugueses: en Cerceda constan 66, por encima de los 41 de Carballo, que también tiene 31 italianos, frente a los 17 de A Laracha.

La capital de Bergantiños también acapara la mayoría de los africanos: 63 (en A Laracha hay 44).

Análisis demográfico

Población. En los 16 municipios de Bergantiños, Soneira y Fisterra, además de Cerceda, residen 110.868 vecinos. Además de esa cifra en bruto, el INE publica siempre en enero los datos de población municipal, desglosados incluso por lugares, lo que permiten realizar una radiografía demográfica muy aproximada de cada zona. Que, en términos generales, ofrece evidencias de despoblación, sobre todo en la zona rural, además de conocer el número de extranjeros, países de procedencia, segmentación por edades y otras peculiaridades.

Parroquias. Tradicionalmente se citan los núcleos de población a la hora de analizar el número de habitantes de cada lugar. Pero también son relevantes, tanto o más, las parroquias. De las 157 que hay en la comarca, solo 23 tienen más de mil vecinos empadronados. La de Carballo es la más poblada, con 19.707 vecinos. Las principales capitales municipales están en esa lista, como Camariñas (2.591), Cee (4.463), Cerceda (1.969), Torás (3.852), Malpica (2.602) o Vimianzo (1.918). Pero también se incluyen otras de gran crecimiento, como las carballesas Berdillo (1.010), Bértoa (1.551), Rus (1.030) o Sofán (1.442). Rodís tiene 1.162; Cabovilaño, 1.135; Lestón, 1.290; Corme Porto, 1.077; Tella, 1.102, y Baio, 1.183, según el INE.

Núcleos. De los más de 1.544 lugares (no parroquias, como en el caso anterior) que hay en la comarca, solo 12 tienen más de mil empadronados: Camariñas, Carballo, Cee, Cerceda, Corcubión, Fisterra, Laxe, A Laracha, Malpica, Muxía, Corme Porto y Vimianzo. Si se abre más la horquilla, fijando el límite en 500, ya son 21 lugares. Aquí ya entran O Ézaro, Caión, Buño, A Trabe, Baio Grande... Si la cota es de 200 vecinos, son 52 lugares los que superan esta cifra.

«O carácter da xente de Galicia é bo de levar, mesmo mellor que o dos brasileiros»

Luciana Bier lleva ya 13 años en España, ya se puede decir que es una veterana. Tantos años le permiten conocer bien a sus nuevos paisanos, pero también el trabajo.

Tiene un bar, el Balbís, en Paiosaco, por lo que cada día habla con decenas de clientes. «O carácter da xente de Galicia é bo de levar, mesmo mellor ca o dos brasileiros», bromea (o no). Pero lo que sí deja claro es que está encantada en la comarca y en Galicia. «Con todo», resume. Preguntada sobre si hay algo que le disguste, señala que todo el lío político que existe, pero se queda con todo lo bueno. Su vida está sobre todo en su trabajo: «Paso moito máis tempo traballando ca na casa», así que su contacto con la comarca pasa sobre todo por las mesas y la barra. Y es el que tiene, por la carencia de familiares directos, aunque sí tiene una prima.

Pero, como explica, ha tenido que buscarse la vida y trabajar. Según los datos oficiales, en el municipio de A Laracha están empadronadas 18 personas de su país, muy lejos de las 54 censadas en Carballo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La población extranjera en la Costa da Morte vuelve a crecer tras años de descensos