«Foi emocionante velos desfilar, aínda que saíron pouco»

Los mismos escenarios de las Olimpiadas de Barcelona acogieron a discapacitados de toda España, entre los que estaban los de Aspaber


Carballo / la voz

La foto

1992. El 14 de octubre, bien entrada ya la noche, llegaban a Carballo los 18 usuarios de Aspaber que participaron en la competición Special Olympics, con motivo de los juegos de Barcelona, que se habían celebrado unos meses antes. En la plaza del Concello de Carballo les esperaban familiares y amigos con banderas y pancartas. El Concello de Carballo les había organizado un recibimiento oficial, que se desarrolló en el salón de plenos. Los jóvenes participaron en varias disciplinas, como fútbol, natación, tenis de mesa y atletismo. Se alojaron en un hotel de Vilanova i la Geltrú, al sur de Barcelona. No trajeron más que una medalla, pero fue una experiencia.

Los protagonistas

Jaime Varela Barca, Jesús Recarey Álvarez, Agustín Pérez Varela, José Ramón Rodríguez Baldomir, Rosbel García Rellán, Emilio García Muíño, Tomás Pérez Beres y Manuel Seoane Roibal son algunos de los 18 miembros de aquella expedición a Barcelona organizada por Fademga. Les acompañaban monitores y voluntarios, entre los que estaba Javier Rodríguez Fernández. Aquellos jóvenes de entonces hoy tienen canas, porque han pasado más de 26 años desde entonces. Muchos siguen en Aspaber y alguno se ha emancipado. La mayor parte recuerda algo de aquellos días que fueron emocionantes, pero de mucho trajín. Casi todos han abandonado la práctica deportiva.

La historia

El 9 de octubre de 1992, en las instalaciones de Aspaber en A Brea tenían encendidas y a todo volumen la televisión y la radio. Retransmitían la ceremonia de apertura de Special Olympics, en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Participaban 157 gallegos entre los que había 18 usuarios de la entidad carballesa. «Foi emocionante velos desfilar, aínda que saíron pouco», recuerda Dolores Fernández, la directora del centro.

Ese mismo día terminaban los Juegos Paralímpicos, en los que también hubo representación de la comarca. Daniel Outeiro, de Silvarredonda y miembro de lo que entonces era Ponte-Cabana, transformada en Íntegro, compitió en petanca, en una modalidad llamada boccia.

Para la mayor parte de los usuarios de Aspaber, el viaje a Barcelona, que realizaron en autobús, fue el más largo que habían realizado en su vida y la primera vez que se separaban de sus padres, lo que costó más a sus progenitores que a ellos mismos. El único que estuvo acompañado por la familia fue Agustín Pérez, porque su padre trabajaba en Barcelona y su madre aprovechó para visitarlo.

Todos recuerdan el viaje en autobús como algo cansado y estuvieron encantados con el hotel de Vilanova i la Geltrú. «Moi boa a comida, comemos e durmimos moi ben», recordaba Jaime Varela.

A nivel deportivo los resultados fueron solo regulares. José Ramón Rodríguez formaba parte del equipo de fútbol sala que había sido entrenado por José Manuel Amado González. Recuerda perfectamente que ganaron dos partidos y que les metieron muchos goles. «Seino ben porque eu era o porteiro», explica riéndose.

Solo Emilio García Muíño tiene claro que es del Real Madrid y que adora a Ronaldo. Los demás, según explica Dolores Fernández, son del equipo que gana y, de hecho, tienen varias camisetas para lucir en cada ocasión.

En fútbol sala los resultados no fueron de campanillas, en atletismo las marcas fueron mejores. Manolo Seoane compitió en lanzamiento de peso y salto de longitud y obtuvo buenas puntuaciones, al igual que Rosbel García Rellán, que corría muy bien. El mejor del grupo fue Pepe Couto, de Cuns, que se llevó una medalla de oro en tenis de mesa.

En el viaje a Barcelona aprovecharon para hacer amistad con otros jóvenes que, como ellos, representaban a Fademga y a Galicia.

Estuvieron hasta el día 13 de octubre. Fueron cuatro jornadas intensas en las que apenas tuvieron tiempo de conocer la ciudad condal o ir a la playa de Vilanova. Estuvieron de aquí para allá y compitiendo todo el tiempo.

Special Olympics está reconocido por el Comité Olímpico Internacional y es, según su reglamento, «un programa mundial de entrenamiento deportivo y competiciones atléticas destinado a personas con cualquier tipo o nivel de disminución psíquica». Va ligado a las Olimpiadas de verano, por lo que en España solo se ha celebrado en 1992.

El 14 de octubre los usuarios de Aspaber regresaban a Carballo, donde eran recibidos por un amplísimo y entusiasta grupo de familiares y amigos y por el alcalde, Manuel Varela Rey, en un acto institucional en el que les agradeció haber representado a la zona de forma magnífica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Foi emocionante velos desfilar, aínda que saíron pouco»