«Foi emocionante velos desfilar, aínda que saíron pouco»

Cristina Viu Gomila
cristina viu CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO MUNICIPIO

Jose Manuel Casal Sobrino

Los mismos escenarios de las Olimpiadas de Barcelona acogieron a discapacitados de toda España, entre los que estaban los de Aspaber

13 ene 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

La foto

1992. El 14 de octubre, bien entrada ya la noche, llegaban a Carballo los 18 usuarios de Aspaber que participaron en la competición Special Olympics, con motivo de los juegos de Barcelona, que se habían celebrado unos meses antes. En la plaza del Concello de Carballo les esperaban familiares y amigos con banderas y pancartas. El Concello de Carballo les había organizado un recibimiento oficial, que se desarrolló en el salón de plenos. Los jóvenes participaron en varias disciplinas, como fútbol, natación, tenis de mesa y atletismo. Se alojaron en un hotel de Vilanova i la Geltrú, al sur de Barcelona. No trajeron más que una medalla, pero fue una experiencia.

Ana Garcia

Los protagonistas

Jaime Varela Barca, Jesús Recarey Álvarez, Agustín Pérez Varela, José Ramón Rodríguez Baldomir, Rosbel García Rellán, Emilio García Muíño, Tomás Pérez Beres y Manuel Seoane Roibal son algunos de los 18 miembros de aquella expedición a Barcelona organizada por Fademga. Les acompañaban monitores y voluntarios, entre los que estaba Javier Rodríguez Fernández. Aquellos jóvenes de entonces hoy tienen canas, porque han pasado más de 26 años desde entonces. Muchos siguen en Aspaber y alguno se ha emancipado. La mayor parte recuerda algo de aquellos días que fueron emocionantes, pero de mucho trajín. Casi todos han abandonado la práctica deportiva.

La historia

El 9 de octubre de 1992, en las instalaciones de Aspaber en A Brea tenían encendidas y a todo volumen la televisión y la radio. Retransmitían la ceremonia de apertura de Special Olympics, en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Participaban 157 gallegos entre los que había 18 usuarios de la entidad carballesa. «Foi emocionante velos desfilar, aínda que saíron pouco», recuerda Dolores Fernández, la directora del centro.