Enterrada ayer la que fue dueña de Panadería Maruja

María Pilar Reyes Pensado murió el viernes


Carballo / la voz

María Pilar Reyes Pensado, de 75 años, murió el viernes y fue enterrada ayer en el cementerio parroquial de Carballo. Fue la propietaria de la Panadería Maruja, en un tramo de la calle Vázquez de Parga que siempre ha estado ocupado por tahonas. Tenía al lado la de Jaime Eirín, que ahora está ocupada por el Forno Novo de Malpica.

Era su esposo, José Antonio Rodríguez García el panadero. Abrieron el establecimiento cuando construyeron el edificio del número 37 de la Vázquez de Parga. Antes hubo allí una peluquería y un zapatero, dos establecimientos muy populares.

El matrimonio tuvo una hija y José Antonio enfermó bastante joven y terminó falleciendo. María Pilar se hizo cargo del negocio, pero lo cerró un tiempo después.

De esa panadería tenían mucha fama las empanadas y también los panes de huevo y los bizcochos, sobre todo el de maíz. Cuando abandonó la profesión, María Pilar alquiló los locales. Uno de ellos está vacío y en el otro hay una barbería, quizá en recuerdo de la de Fernando y Enrique, que estaba en el mismo emplazamiento.

El funeral y entierro se celebraron a primeras horas de la tarde de ayer en Carballo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Enterrada ayer la que fue dueña de Panadería Maruja