t. Longueira
Carballo / La Voz

El frío ha llegado para quedarse unos cuantos días, y ya lleva una semana. Ayer, un nuevo manto blanco de heladas volvió a cubrir buena parte de la comarca (y centenares de coches que durmieron al raso), aumentando los riesgos en muchas carreteras, provocando las caídas de los viandantes (en Carballo, varios casos), y transformando el paisaje y hasta la manera de trabajar.

Los datos de MeteoGalicia reflejan un desplome desde el martes (-2,7 grados de mínima ese día) y con una evolución negativa de 4 grados bajo cero el miércoles, 4,3 (jueves), 5 (viernes), 6 (sábado), 4,9 (domingo) y los 5 bajo cero a las 7.40 horas de ayer.

Estas temperaturas obligaron a Protección Civil a echar sacos de sal y de forma reiterada en varios puntos del casco urbano como, entre ellos, la Praza de Galicia, los accesos al Bosque do Añón, zona de Carballo Calero, el Rego da Balsa (unas largas cintas impedían el acceso a toda su parte central), en la Praza do Concello, avenida de A Milagrosa, Desiderio Varela, el entorno del Pazo da Cultura...

Con respecto a las previsiones para hoy, en MeteoGalicia apuntaron que la comarca seguirá bajo influencia anticiclónica, con cielos poco nubosos o despejados en general, y nubes de estancamiento que se irán formando en el tercio norte, conforme avance el día. Y, de nuevo muchas nieblas, que no hay que confundir con el humo de tantas chimeneas encendidas. Ni siquiera con el de las chimeneas de Unemsa, en Erbecedo, al lado de Rus, muy visible a lo lejos por el aire claro y falta de viento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Frío, hielo, caídas y un gran manto blanco sobre la Costa da Morte